Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

100 millones de ‘me gusta’ africanos

Facebook supera la barrera de los cien millones de usuarios conectados en el continente. El dato pone de manifiesto que la red social ha puesto sus ojos en África

100 millones de ‘me gusta’ africanos Ampliar foto

Uno de cada diez africanos se conecta regularmente a Facebook. La compañía ha anunciado a bombo y platillo que en junio llegó a los 100 millones de “usuarios activos mensuales” en el continente negro. El número es suficientemente redondo y elevado como para hacerse acreedor de titulares y los encargados de comunicación de la “red social” por excelencia lo saben bien. Sin embargo, el anuncio, más que por la cifra, destaca por el tono y por su propia existencia, ya que pone de manifiesto una realidad: Facebook se ha fijado en África.

El porcentaje de uso de la red social en el continente sigue siendo uno de los más bajos de todas las regiones del mundo, un 10% de la población africana. Incluso, en la documentación que acompaña el anuncio, la compañía no ha podido evitar un tic habitual: los usuarios africanos aparecen englobados en la especie de cajón de sastre Resto del mundo, formado por 411 millones de usuarios, en total. La difusión muestra la nueva estrategia de Facebook en el continente que aparece como un vivero de potenciales usuarios-clientes de más de 1.000 millones de personas.

La propia nota recoge algunas de esas evidencias que sin embargo, en el caso africano, es necesario repetir una y otra vez. “Al igual que en cualquier lugar del planeta, los africanos utilizan Facebook para mantenerse en contacto con amigos y familiares, para descubrir lo que está pasando en el mundo y compartir los contenidos más interesantes”, señala la nota como preámbulo de la cifra de los 100 millones de usuarios mensuales. Ese “al igual” descartaría el hito como noticia, si no fuese porque hasta el momento no se percibía esa igualdad.

Facebook ha anunciado que ha llegado a los 100 millones de usuarios en el continente

Por otro lado, el anuncio de Facebook sobre su “éxito” en el continente africano llega en el momento en el que la compañía creada por Marck Zuckerberg está inmersa en una serie de acciones para acercar internet a los lugares menos conectados del mundo. La mayor parte de esta actividad se enmarca en la iniciativa Internet.org, en la que Facebook colabora con otras empresas tecnológicas como Ericsson, Samsung, Nokia, MediaTek, Opera o Qualcomm, con el objetivo declarado de conseguir que “el acceso a internet sea asequible para los dos tercios del mundo que aún no están conectados”. Algunas de las noticias que llegan sobre estos proyectos para extender la conectividad rozan la literatura de ciencia ficción. Google abrió la caja en junio de 2013 con el anuncio de la primera prueba piloto de su proyecto Loon, con el que pretende hacer llegar Internet a las zonas más remotas mediante una red de globos de helio que navegan a más 20 kilómetros de altura. Un año después, el pasado junio, la compañía adelantaba que el sistema podría estar operativo en junio de 2015. Los globos de Google están en competencia directa con las alternativas que está ensayando Facebook a través de Internet.org, a saber, los aviones con tecnología HALE (high-altitude long-endurance), los satélites y el láser.

Si Google pretende llevar Internet a África (entre otros lugares) en globo, Facebook dirige sus investigaciones a hacerlo en dron, una estrategia que incluyen negociaciones con la empresa líder en aviones no tripulados de gran altitud. Es cierto que estas iniciativas tienen un carácter global, pero lo curioso es que en sus últimas apariciones cada vez que Zuckerberg hace referencia a estos proyectos, los enfoca hacia África, igual que una buena parte de los materiales de difusión de Internet.org.

En paralelo, otras investigaciones del mismo conglomerado de empresas tecnológicas se dirigen a optimizar las conexiones, reduciendo el flujo de datos necesario. Facebook ha informado de que el 80% de los 100 millones de usuarios africanos de la red social se conectan a través de teléfonos móviles, confirmando la preferencia de los internautas del continente por el internet móvil, por encima del fijo. Sin embargo, en un continente con una amplia penetración del teléfono portátil, los smartphones y los aparatos con conexión a internet son minoritarios. Por ello, la voluntad de Facebook es acercar la red de redes a estos teléfonos más simples, reduciendo el flujo de datos necesarios. Para eso Internet.org ha puesto en marcha una aplicación que con una conexión 2G permite el acceso a algunas herramientas. La prueba de esta aplicación se ha realizado, precisamente, en Zambia, y abre a los usuarios las puertas a Facebook, Wikipedia o la búsqueda de Google, además de servicios de información sobre el tiempo, sobre salud, sobre el gobierno o de búsqueda de empleo.

Estas pruebas, las informaciones publicitadas por la compañía y las declaraciones de Zuckerberg demuestran que Facebook se ha replanteado su estrategia en África y que ha aumentado su interés por el continente. Cuando el pasado mes de julio se puso en marcha la aplicación de Internet.org en Zambia, Mark Zuckerberg publicó un mensaje en su muro, en el que anunciaba el lanzamiento y declaraba: “En este momento, sólo el 15% de los habitantes de Zambia tiene acceso a internet. Pronto, todo el mundo será capaz de utilizar Internet de forma gratuita para encontrar trabajo, obtener ayuda con la salud reproductiva u otros ámbitos sanitarios, y el uso de herramientas como Facebook para mantenerse en contacto con las personas que quieren. Este es un gran paso adelante en la consecución de la misión de Facebook e Internet.org. Estamos avanzando para llevar los servicios básicos gratuitos a más países dentro de poco”.

De la misma manera, en una reciente intervención en México, el fundador de Facebook mostraba de manera inequívoca la implicación de la compañía para aumentar la conectividad a Internet en todo el mundo. Según Reuters, Zuckerberg afirmó: “Lo que realmente importa es la conexión de todos en el mundo. Incluso si eso significa que Facebook tenga que gastar miles de millones de dólares en la próxima década para que eso suceda”. Sin embargo, el fundador de la red social tampoco ocultaba sus motivaciones: “Creo que a largo plazo va a ser algo bueno para nosotros y para el mundo. Yo creo que ... cuando todo el mundo este en Internet nuestros negocios y las economías van a ir mejor”.

La compañía está implicada también en iniciativas para facilitar el acceso a Internet

Las buenas intenciones no ocultan la visión comercial de la compañía. De hecho, la nota en la que anunciaban su llegada a los 100 millones de usuarios mensuales en África, se completa con las referencias a cómo estos datos permiten mejorar los anuncios y “la personalización de las campañas”. “Para las marcas, la capacidad de interactuar con los usuarios así, en el móvil, se traduce en una nueva oportunidad para aportar valor a las personas y a los anunciantes”, continua de manera clara la nota.

Probablemente, con acciones como la aplicación de Internet.org, Facebook pretende repetir el éxito conseguido con el lanzamiento de Facebook Zero, un instrumento clave para conseguir los 100 millones de usuarios con los que cuenta en África y que podría llevarle a multiplicar esa cifra. Facebook Zero es una variante de la red social diseñada para los países emergentes, porque se trata de una versión sólo de texto pensada para teléfonos sin conexión de datos. Esta versión se ha puesto en marcha en diferentes países, en función de acuerdos con las correspondientes operadoras de telefonía, ya que una de las condiciones es que no suponga un coste adicional para los usuarios. Chistopher Mims aseguró en la revista Quartz, que en el año y medio posterior al lanzamiento de Facebook Zero en mayo de 2010, la compañía incrementó en un 114% su número de usuarios en África. Benin, Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Madagascar, Guinea Bissau, Ruanda, Swazilandia o Uganda son algunos de los países en los que, al menos, una operadora ofrece este servicio.

Más allá de la cifra general, los redondos 100 millones de usuarios, Facebook no ha ofrecido datos más pormenorizados sobre los africanos conectados a la red social. Las cifras más recientes en este sentido datan de hace algo más de un año y muestran que los países con más usuarios son, por este orden, Egipto, Sudáfrica, Nigeria, Marruecos, Argelia, Túnez, Kenia, Ghana, República Democrática del Congo y Senegal, según IT News Africa. La clasificación, probablemente, no haya sufrido grandes modificaciones, aunque las cifras que se ofrecían ya no resultan útiles. En ese momento, había cincuenta millones de usuarios de Facebook.

Aunque el enfoque de la empresa es comercial, la red social también es una herramienta de ciberactivismo

A pesar de que el anuncio de la red social más popular del mundo está teñido de un sentido comercial, no se puede obviar que Facebook continúa siendo uno de los epicentros del ciberactivismo en África. El proyecto Internet.org contempla también estas opciones, cuando reproduce las declaraciones de Zuckerberg a la CNN en las que asegura “lo usarán para decidir el tipo de gobierno que desean, obtener acceso a atención médica por primera vez y conectarse con familiares que se encuentran a centenares de kilómetros”.

La mayor parte de las iniciativas ciudadanas que utilizan las TIC en el continente tienen algún tipo de reflejo en la red social, desde la oposición política en Ghana a través de la página Occupy Ghana, con más de 23.000 seguidores, hasta los 10.000 fans de la acción ciudadana contra el ébola SenStopEbola en Senegal; desde los más de 400.000 likes conseguidos por la página Baba Jukwa que filtraba informaciones sobre el régimen zimbabuense antes de desaparecer, hasta los más de 31.000 miembros del grupo cerrado Infos Kinguelé, en el que se critica al gobierno gabonés, o los 17.000 seguidores de la página del colectivo de blogueros etíopes encarcelados Zone 9ners.

Éstos son sólo algunos ejemplos de los usos cívicos y políticos que se hacen en el continente. A priori, las ventajas que los movimientos sociales consiguen en términos de movilización y visibilidad se imponen, en general, frente a las dudas sobre la confidencialidad de los datos en Facebook y el uso que la compañía puede hacer de los datos de sus usuarios.