Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La verdad está a nuestro lado

Teniendo en cuenta que en los últimos tiempos Rusia intensifica de manera muy sofisticada una propaganda masiva para desacreditar y debilitar a Ucrania, difundir informaciones falsas y tergiversadas sobre los eventos ocurridos en nuestro país, y lo hace en muchos Estados de Europa occidental, entre ellos España, me gustaría subrayar algunas reflexiones al respecto.

Ante todo, recalcar que el absolutamente fariseo concepto “del fascismo que retoma fuerzas en Ucrania” promulgado por la Rusia oficialista sirve como la base ideológica y el elemento clave de la guerra híbrida desatada contra mi Estado y mi nación.

Segundo, la política informativa de Moscú se dirige a la proliferación del odio, antagonismo de naciones, xenofobia, antisemitismo e intolerancia. El Kremlin apunta a contrarrestar los sustanciales avances del pueblo ucranio hacia el desarrollo democrático de la nación y a justificarse a sí mismo en la grosera anexión de Crimea.

Tercero, de hecho, Rusia está exportando el concepto del neonazismo hacia el este de Ucrania, donde los representantes y partidarios de organizaciones neonazis y nazis rusas son participantes activos e influyentes de la escalada del conflicto en la región de Donbás como integrantes de agrupaciones armadas ilegales apoyadas por Moscú.

Instamos en la inadmisibilidad de la distribución de informaciones falsas sobre los acontecimientos en Ucrania. Rechazamos las maniobras rusas que conllevan un contenido de las acciones puramente antiucranias, como es la celebración en el mes de octubre de este año, en la Universidad Complutense de Madrid, de una serie de eventos antiucranios con conferencias, exposiciones, proyecciones de películas, mesas redondas, etcétera; la conferencia celebrada en la Universidad de Zaragoza el 17 de septiembre; la conferencia antiucrania celebrada el 2 de octubre en la Universidad de Granada, entre otras actividades que son manipulaciones y constituyen unos síntomas indignantes de intentos emprendidos por Rusia y enfocados a desacreditar a mi país.

Estoy convencido de que la fuerza de la verdad debe dominar sobre la fuerza de las armas, aunque sean informativas.— Serhii Pohoreltsev, embajador de Ucrania en España.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.