COLUMNA

Rajoy

El resultado es que todos miramos al muerto que camina escudados en la idea de haber hecho todo lo posible

Debería venir aquí, un día, y hablarles de Rajoy, o de Dilma Rousseff. Supongo que sí, que debería. Ayer estuve en la guardia de un hospital de Buenos Aires, donde una mujer viejísima abría y cerraba la boca buscando aire mientras su hijo viejo lloraba y le decía “ya va a pasar”, como si la muerte fuera, de verdad, un retorcijón. El hombre a quien yo iba a ver, que me había llamado una hora antes para avisarme que tenía un dolor fuerte en el pecho, estaba en la cama contigua, leyendo un libro. Conozco a ese hombre desde que todavía no era un hombre. Desde que a los dos nos daban miedo las películas de Vincent Price. Desde que venía a mi casa a jugar, todos los días. Debería, supongo, venir aquí y hablarles de Rajoy o criticar al Papa. Supongo que sí, que debería. El médico llegó dos horas más tarde, dijo que el corazón estaba bien pero que habían aparecido, previsiblemente, otras cosas. El páncreas estaba mal, el hígado estaba mal. Mencionó enfermedades de nombres calientes como fiebres tropicales. Deberías, dijo el médico, dejar de beber. El hombre, que es un hombre bueno, bajó la cabeza, dijo gracias, dijo nos vemos. Salimos a la calle, prendió un cigarrillo. Me pregunté si ese axioma que repite que no-se-puede-ayudar-a-un-adicto-que-no-quiere-ayudarse-a-sí-mismo no será un invento del sistema de salud, privado y estatal, para ahorrarse el trabajo. Ha sido efectivo, en cualquier caso: el resultado es que todos miramos al muerto que camina escudados en la idea de haber hecho todo lo posible porque, ah, nadie-puede-ayudar-a-un-adicto-que-no-quiere-ayudarse-a-sí-mismo. Lo vi irse por la avenida Callao, directo a beber. Cuando era chico tenía, en las mejillas, una pelusa que me recordaba a los duraznos y, con los ojos todavía hinchados por el sueño, parecía un cachorro recién parido. Debería hablarles de Rajoy. De Bachelet. Del aborto en España. Sería más fácil.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana