CARTAS AL DIRECTOR

El largo conflicto del Sáhara Occidental

El pueblo saharaui necesita que Estados Unidos y el Consejo de Seguridad se impliquen en la solución del largo conflicto del Sáhara Occidental. El acuerdo de pesca que quiere firmar la Unión Europea con Marruecos y la falta de criterio a la hora de reconocer que existe un conflicto de soberanía sobre el territorio saharaui no resuelto, constituyen el principal obstáculo para la solución de este largo litigio que sobrevive desde la guerra fría hasta hoy.

Decir que el plan de autonomía marroquí es creíble, es no saber la realidad que viven los saharauis que ni siquiera tienen derecho a manifestarse de forma pacífica y sus recursos naturales son expoliados. Marruecos juega con ganar el tiempo, transformando el número de pobladores del territorio a su favor y obligando a la Comunidad Internacional a firmar acuerdos sobre los recursos naturales del Sáhara Occidental, cuando estos recursos son del pueblo saharaui.

La autonomía es una estrategia para seguir prolongando el conflicto. Detrás de ella no hay una voluntad política para llegar a un acuerdo que tenga en cuenta que la única solución pasa por aplicar el referéndum de autodeterminación, referéndum que satisface las aspiraciones tanto del Frente Polisario como de Marruecos y que en su momento fue aceptado por la ONU y por el Gobierno marroquí.

Christopher Ross enviado personal del secretario general, necesita del apoyo del Consejo de Seguridad para alcanzar la solución deseada, y que pasa por respetar las aspiraciones del pueblo saharaui que sigue pidiendo la aplicación del referéndum de autodeterminación.— Ali Salem Iselmu. Alegría-Álava.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

“Yo sé leer”: vida y muerte en Guerrero

En este territorio bipolar, el carnaval coexiste con el apocalipsis. El emporio turístico de Acapulco y la riqueza de los caciques contrasta con la pobreza de la mayoría, y el narcotráfico no es la principal causa de su deterioro

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

Europa en peligro

Incapaces de superar la crisis, muchos se entregan a populismos y nacionalismos

La casa chilena

Por su geografía y destino histórico, el país andino está obligado a ser sobrio y equilibrado

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana