Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conectados

No hay vuelta atrás. Teléfonos, tabletas y ordenadores han cambiado nuestra forma de trabajar, comunicarnos, disfrutar del ocio e, incluso, relacionarnos. Los jóvenes son más dependientes. Pero el temor global a quedarnos fuera de la nueva realidad convierte estos inventos en compañeros inseparables de viaje