Medicina del futuro

La idea es construir tejidos, órganos o piezas de repuesto para tratar enfermedades hoy incurables

MARCOS BALFAGÓN

Pocas líneas de investigación son capaces de despertar tantas esperanzas como la naciente medicina regenerativa, la idea de construir tejidos, órganos o piezas de repuesto para tratar enfermedades hoy incurables. La herramienta central de esta nueva disciplina son las células madre, células inmaduras que poseen la capacidad de convertirse, o diferenciarse, en todos los tipos de tejido adulto del cuerpo —desde neuronas del cerebro hasta islotes del páncreas pasando por todo lo demás— y cuyo genoma se puede obtener del paciente de modo que el material trasplantable sea genéticamente idéntico a él y no produzca rechazo inmunológico. El descubrimiento de un nuevo tipo de células madre por Shinya Yamanaka, último premio Nobel de Medicina, está situando a Japón como el líder emergente de la disciplina. Las células madre iPS, o de pluripotencia inducida, se obtienen retrasando el reloj de simples células de la piel para que recuperen su primitiva condición inmadura. Esto evita de un plumazo las principales objeciones religiosas y políticas contra la medicina regenerativa, que se oponen al uso de embriones humanos de dos semanas.

Japón ha puesto en las células iPS lo mejor de sus recursos científicos, que son muchos, y ya están empezando a dar resultados. En apenas dos semanas hemos conocido dos investigaciones importantes destinadas a obtener retinas para los ciegos e hígados de repuesto para los enfermos que mueren en la cola de los trasplantes. El primer proyecto entrará en pocos meses en ensayos clínicos —los primeros con células iPS— y el segundo puede tardar unos 10 años en llegar a la práctica médica, pero ambos se basan en trabajos muy solventes y rompedores sobre la biología del desarrollo humana. Y es seguro que habrá más en cartera.

Pese a todo lo anterior, la mayor parte de los científicos, incluidos los japoneses, insisten en la necesidad de seguir trabajando en paralelo con todas las líneas abiertas, incluidas las células madre embrionarias y los avances biomecánicos que combinan células con materiales artificiales innovadores. El objetivo es muy importante, y no tiene sentido dejarse la mitad de las herramientas olvidadas en un cajón.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘El Renacido’ de Iñárritu arrasa en los Bafta

El País México

La última película del director mexicano consigue cinco premios de cine británicos y afianza su carrera hacia los Oscars

Imagine

El Madrid empieza a parecerse a Zidane, que es un invento de los sastres del barrio de Salamanca

“No tengo por qué aguantar lecciones de democracia”

El candidato a la presidencia de la FIFA explica a EL PAÍS su planes para el máximo organismo del fútbol mundial y se defiende de todas las acusaciones

EL PAÍS RECOMIENDA

La felicidad de trabajar de ocho a tres

Una gran empresa que ha instaurado la jornada intensiva constata su éxito

El mundo en números

Especificar la secuencia de un genoma costaba 47.000 dólares hace seis años; hoy, menos de 1.300 dólares

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana