COLUMNA

Wert se sale

Hay algo maligno en una parte de la derecha española

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, está que se sale. Para empezar, con lo de la moralina que quiere meter a nuestros niños a base de Religión como asignatura optativa pero con efectos académicos como los de las Matemáticas. ¿No se da cuenta —y eso es culpa de sus asesores— de que la inmensa mayoría de los encausados por corrupciones varias en nuestro país estudiaron con el sistema que él quiere recomponer? A más religión, más estafas. Bueno, también estudiaron Formación del Espíritu Nacional, cosa que al ministro todavía no se le ha ocurrido recuperar.

 Pero no le basta con eso. Ahora, a Wert, que ha practicado de sociólogo, se le ocurren cosas con las becas. Y descubre que en Andalucía baja el número de becas porque los niños de allí estudian menos. ¿Se le ocurre por qué pasa eso? Creo que hay que ayudarle: los pobres estudian menos. Pues que se queden de pobres si no son capaces de superarse y mejorar su situación. ¿Es cosa de los ERE de la Junta o puede haber otras razones? Un sociólogo está obligado a pensarlo, y un ministro, a arreglarlo. A Wert se le ha ocurrido la buena idea de relacionar las becas que hay que dar con las posibilidades de los alumnos de acabar sus carreras. Que despida a los asesores y contrate pitonisas.

Creo que hay algo maligno en este personaje. Algo que tiene que ver con las teorías de los obispos y del ministro Gallardón, que hacen escraches en los úteros de las españolas para evitar el vicio que tienen muchas jóvenes de abortar, por ejemplo. Hay algo maligno en una parte de la derecha española. Algo que la hace ser inmune a la compasión, a comprender al otro, a sentir simpatía por los que deberían considerar sus semejantes.

¿Cómo se cura eso?

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No todo vale en las balanzas fiscales

Para conocer la diferencia entre lo que los ciudadanos de una comunidad aportan y lo que reciben hay que calcular el saldo por el método carga-beneficio; confunde quien, como la Generalitat, utiliza el flujo monetario

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

El ébola en Estados Unidos

El actor más poderoso está obligado a intervenir para tratar de atajar la epidemia

Un país que hace su futuro

Es necesario un salto modernizador similar al que dimos en los años ochenta

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana