Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miedo sano, miedo tóxico

Si tienes miedo, es una gran noticia: estás vivo. Solo dejamos de sentirlo bajo tres circunstancias: cuando lo llamamos de otro modo, cuando tenemos una lesión cerebral o bien, cuando estamos muertos. Como lo resumen los budistas: “Muy pocas veces no tenemos miedo. Sólo cuando sentimos pánico”. El motivo es sencillo: nacemos con él y es la emoción estrella que nos ha permitido llegar hasta nuestros días como especie.

El miedo nos ayuda a protegernos de los peligros y nos proporciona ciertas dosis de prudencia para no decir lo que realmente pensamos a nuestro jefe o abandonar nuestro trabajo sin otra opción laboral (aunque muchos jueguen a la lotería para permitirse el lujo de poder hacerlo algún día). El miedo, por tanto, equilibra ciertos impulsos que tenemos desde muy pequeños. Los padres juegan un papel esencial en su transmisión. Educan a sus hijos para que no se asomen demasiado a una ventana, no jueguen con los enchufes o respeten a los profesores (esto último no está muy claro). En definitiva, necesitamos el miedo sano para ser prudentes. Y ya lo decía Aristóteles: la prudencia es la virtud práctica de los sabios.

Sin embargo, este tipo de miedo, el sano deja de ser positivo cuando nos paraliza y nos impide poner en juego todo nuestro potencial. Es entonces cuando se convierte en miedo tóxico. Y éste, sin lugar a dudas, no sólo es innecesario sino que, además, nos perjudica a nosotros y a nuestras empresas. El uso del miedo tóxico tiene un alto precio en la cuenta de resultados y en nuestra felicidad, pero, desafortunadamente, está a la orden del día.

MIEDO SANO

MIEDO TÓXICO

Principal cualidad

Positivo para nuestros intereses. Tiene una base evolutiva

Destructivo para nuestros intereses. No contribuye a nuestra evolución

Efectos

Nos protege ante peligros

Frena nuestro talento. Nos vacía de futuro

Duración

Puntual

Prolongado en el tiempo

Tabla: Diferencias entre el miedo sano y el miedo tóxico (Fuente: NoMiedo)

El miedo sano y el tóxico están íntimamente relacionados. Podríamos decir que se trata de un mismo actor interpretando los dos personajes más universales de la novela de Stevenson: el doctor Jekyll (miedo sano) y míster Hyde (miedo tóxico). Ambos nacen de la misma emoción –el personaje del médico, siguiendo con el ejemplo novelesco–. El tóxico es una deformación del sano. Todos tememos perder el afecto de nuestros seres queridos (miedo sano), pero condicionar nuestro comportamiento día tras día para obtener la aprobación de quienes nos rodean es miedo tóxico. Y las consecuencias de ambos tipos son bien distintas, tanto en la novela como en la vida real.

¿Qué diferencias hay entre el miedo sano y el tóxico? La más importante es su efecto. Cuando el miedo sano se deforma en tóxico, entra en escena míster Hyde, asesinando nuestras capacidades. Nos deja vacíos de futuro. Es un freno a nuestro talento y al de otros si tenemos responsabilidades directivas. El sano, por el contrario, es inocuo respecto al desempeño. Otra diferencia es su duración. El miedo tóxico no tiene fecha de caducidad (sin necesidad de conservantes ni colorantes), quien lo sufre se ve afectado por él en una gran parte de sus decisiones y comportamientos, tanto en su trabajo como fuera del mismo. El sano, sin embargo, sólo hace su “aparición estelar” en momentos puntuales. La diferencia es sutil, pero los resultados de traspasar la delgada línea roja no lo son en absoluto. Y, desgraciadamente, cuando una empresa o una personas emplea el miedo como forma de gestión o de relacionarse con el resto, pulsa el interruptor de nuestro miedo sano y lo convierte en míster Hyde.

Así pues, el primer paso para abordar un miedo es saber diferenciarlo de sano a tóxico. Piensa algo que te preocupe y reflexiona sobre las siguientes preguntas:

Recetas

  1. ¿El miedo te impide tomar decisiones que realmente desearías tomar o solo es una advertencia?
  2. Si fueras capaz de imaginarte dentro de varios años, ¿te arrepentirías de la decisión que no eres capaz de tomar por dicho miedo?
  3. ¿Es una emoción que es puntual o te está quitando el sueño?

Fórmula

El miedo sano es la prudencia que nos advierte de los peligros. El miedo tóxico paraliza decisiones que desearíamos tomar y se convierte en una preocupación constante.

Para ampliar información

- Entrevista en TV3: http://www.tv3.cat/videos/2714290

Comentarios

Tengo miedo de crear expectativas y sufrirTengo miedo de perder a esperanza.Tengo miedo de morir de cansasio a 2 m de la playa.