EL ACENTO

Megapiratería española

España, tras aprobar la polémica ley Sinde, sigue siendo un coladero para los que se niegan a respetar los derechos intelectuales

Al Gobierno se le abre un nuevo frente donde quizá menos esperaba. Estados Unidos parece dispuesto a incluir de nuevo a España en la vergonzante Lista 301, lo que equivale a decir que formaría parte, otra vez, de esos países poco menos que proscritos —con sanciones comerciales si es necesario— por su afición a la piratería en Internet. 

El asunto tiene unas evidentes consecuencias diplomáticas. La Administración de Obama defiende con uñas y dientes a su industria creativa (cine, series, música, videojuegos...), lo que es completamente lógico si tenemos en cuenta que es una parte importantísima de su riqueza. Fue la presión norteamericana la que movió a Rodríguez Zapatero a lanzar la llamada ley Sinde y Rajoy ya está recibiendo ahora las amonestaciones correspondientes para que ponga en marcha las medidas necesarias para atajar esta sangría que no solo daña a la industria de EE UU, sino también a la autóctona.

¿Cómo es posible que España, tras aprobar la polémica ley Sinde y su posterior reglamento, siga siendo un coladero para los que se niegan a respetar los derechos intelectuales?

La Alianza Internacional de la Propiedad Intelectual, que es la que ha recomendado ahora que España vuelva a la lista negra, se ha percatado de lo que muchos españoles ya sabíamos: esa inveterada costumbre hispana de resolver los problemas dictando nuevas leyes es a veces un parche que solo sirve para ocupar titulares y alimentar los debates. En este caso, las cifras cantan: desde que la famosa ley entró en vigor solo se han resuelto 25 de los 361 expedientes incoados y no se ha cerrado ni una sola web. Cuando la Comisión de Propiedad Intelectual echó a andar recibió casi de antemano 300 denuncias.

Buscar nuevos procedimientos para que dicha comisión sea más ágil y efectiva será sin duda un nuevo quebradero de cabeza para este Gobierno. La cultura de la gratuidad goza de buena salud y ni siquiera saber que el fundador de Megaupload es un millonario sin escrúpulos retrae a los amantes del pirateo. España lidera el tráfico de productos de su nueva plataforma Mega. Definitivamente, a este país le hace falta algo más de sentido cívico.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana