COLUMNA

El grito

Es un delito —de momento, moral: habrá que mejorar las leyes— lucrarse con la desdicha ajena

En medio de esa tormenta perfecta de mentiras y sandeces que gira, un día tras otro, con la clara intención de engullirnos, dos voces de la verdad han resonado durante las últimas horas en sendos congresos. Una, la de Ada Colau, representante de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca, que en el Parlamento central puso adjetivo exacto y sinceridad y honor —eso de lo que tanto se carece hoy día— ante la ensoberbecida defensa que de la legislación hipotecaria y de desahucios realizó uno de los iconos bancarios que barren para su casa. Lo llamó criminal. Y lo es, no en el sentido de asesino, sino de delincuente: es un delito —de momento, moral: habrá que mejorar las leyes— lucrarse con la desdicha ajena. Emocionante, brutal, hermosa voz de Ada Colau, en armonía con quienes sufren el salvaje expolio que perpetran los poderosos.

En otro congreso —no parlamentario: una reunión de las momias de la Internacional Socialista—, en Cascais (Portugal), otra mujer, Beatriz Talegón, secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, alzó su voz para encararse con la casta dirigente. Beatriz expuso, con firmeza, la opinión de su grupo. “Os exigimos, de una vez por todas, que la Internacional tenga sentido, no hagáis que los jóvenes nos avergoncemos”. Criticó la opacidad de las cuentas, el lujo de estas cumbres, y agregó: “Pero no nos queréis escuchar […], no os preocupamos en absoluto”, para concluir, amargamente: “Estamos pagando las consecuencias de vuestra falta de acción o de vuestra acción”.

Ahora que todo resulta tan repugnante, ahora que desde arriba no llueve más que fango, las voces que, a ras de suelo, proclaman lo que tantas veces habrá que repetir, esas voces, digo, me llenan de esperanza. Debemos gritar con ellas, hasta convertir nuestra rabia en un único clamor.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana