EDITORIAL

Peligroso diálogo de sordos

La pugna por el déficit fiscal entre Obama y los republicanos del Congreso amenaza la estabilidad económica de EEUU

El prolongado diálogo de sordos que mantienen el presidente Barack Obama y los republicanos del Congreso sobre la reducción del insostenible déficit estadounidense amenaza con desembocar a partir del 1 de enero en el llamado “abismo fiscal”. El armagedón acuñado por el patrón de la Reserva Federal, Ben Bernanke, designa el aumento automático de impuestos y recorte del gasto —unos 600.000 millones de dólares en total— que sacudiría la economía de EEUU y la llevaría a la recesión en 2013.

La proximidad de la fecha —que no es sagrada, pese a que demócratas y republicanos se la impusieran como límite para llegar a un acuerdo— y la parálisis legislativa proyectan una creciente sombra sobre la primera economía del mundo, evidenciada por el nerviosismo que reflejan los mercados. Obama, que ha pedido a los congresistas un urgente ejercicio de responsabilidad, ya asume que un probable acuerdo bipartidista en el último minuto tendría un alcance mucho más modesto que el previsto antes de la abortada votación republicana de esta semana en la Cámara de Representantes.

Estados Unidos, sin embargo, arriesga demasiado como para creer inevitable el abismo fiscal. En este empantanamiento, que va más allá del choque ideológico entre dos partidos —uno que considera anatema subir impuestos y otro que cree intocables los programas sociales para los desfavorecidos— también Obama se juega una baza decisiva. Debilitar y dividir a los montaraces republicanos es muy importante para un presidente cuya agenda para los próximos cuatro años está en buena medida prisionera de sus adversarios políticos en temas cruciales. Si consigue presionar a los parlamentarios republicanos lo suficiente como para romper su férrea disciplina contra los aumentos impositivos, puede albergar esperanzas de conseguirlo también en otros ámbitos menos doctrinales.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana