COLUMNA

Achicando agua

Ya hay seis millones de cadáveres flotando en las aguas del paro, uno de cada cuatro

¡Vaya engendro de mierda, la patera laboral a la que el Gobierno llamó reforma y en la que embarcó a los currantes de este país jurándoles que si se dejaban arrastrar por las corrientes alcanzarían la tierra prometida! Meses después, la barcaza hace aguas por todas partes y los trabajadores mueren como moscas, siendo los propios compañeros de infortunio quienes han de arrojarlos por la borda. Ya hay seis millones de cadáveres flotando en las aguas del paro, uno de cada cuatro. Te das una vuelta por la barcaza con la que, según Rajoy, atravesaríamos sin problemas el vendaval, cuentas uno, dos, tres y el cuarto es un cadáver. A veces cuentas cuatro muertos seguidos porque la estadística está mal repartida. Hay familias en las que todos sus miembros, desde el primero al último, han fallecido, familias a las que la llegada de Rajoy al poder iba a arreglar la existencia porque él era un tipo que daba confianza y porque era un hombre de palabra, un político que ni prometía lo que no era capaz de llevar a cabo ni llevaba a cabo lo que no había prometido.

Lo cierto es que tampoco se le puede responsabilizar al cien por cien de la botadura de esa inmundicia legal llamada Reforma. Ya ha confesado, y en más de una ocasión, que es un mandado, que carece de libertad para hacer otra cosa. En eso ha sido sincero, ya que, como Zapatero en sus últimos meses, está a las órdenes de las mafias internacionales, esas mafias que se forran prometiendo a la gente un futuro mejor antes de invitarlas a entrar en barcazas metafóricas o reales. Por mil euros te llevo a Europa. Por un voto te saco del apuro. En lugar de sacarnos del apuro, Rajoy nos ha sacado la pasta y se la ha dado, entre otros, a ese nido de mafiosos llamado Bankia. Y usted y yo bebiéndonos la orina con el mismo vaso de plástico con el que achicamos agua de la zodiac.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

La respuesta moral ante el cambio climático

Luchar contra el calentamiento global es también una cuestión de justicia

Derecho y democracia

Ni siquiera la Constitución puede convertirse en freno a una voluntad social que reclama cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana