EDITORIAL

Los nuevos rescates

Los plazos más largos para Grecia y Portugal confirman que debe moderarse la austeridad

La realidad revela los errores de forma más diáfana que la mejor doctrina. Los primeros rescates a los países periféricos de la UE fueron un desastre. La más clara demostración no es que incumplieran el calendario de reducción del déficit público; el de su retorno al acceso a los mercados financieros; el de estabilizar sus finanzas públicas y su crecimiento. No. La prueba del nueve de que la primera generación de rescates no funcionó es que se ha tenido que orquestar una segunda y aun una tercera.

El caso griego es paradigmático —la troika está estudiando una nueva quita de la deuda que afectaría a acreedores públicos—. La UE tuvo que reconsiderar radicalmente en julio de 2011 los plazos de los créditos a Atenas —ampliándolos— y sus tipos de interés reduciéndolos. Ese rescate de segunda generación se está replanteando ahora, mediante la más que probable concesión de un periodo adicional de dos años para el cumplimento del objetivo de déficit. También se ha alargado un año el calendario de Portugal, como se flexibilizó con España —y probablemente deba volver a suceder—, aunque sin estar sometida a un rescate formal.

El doble yerro que está en la base de ese deficiente diseño es relativamente sencillo de describir; sirve, con variantes, tanto para el caso griego como para el portugués o el irlandés. Por un lado, el recorte del gasto público y el resto de medidas de austeridad extrema han demostrado tener un impacto muy limitado en el empeño de reducir el déficit por culpa de la pertinaz recesión, que achica la recaudación impositiva a mayor ritmo que el recorte de los gastos reequilibra el saldo presupuestario. Se necesita más tiempo. Por otro, las reformas estructurales en Estados con carencias de estructuras modernas —inspección de Hacienda, universalidad de los impuestos, moral fiscal, calidad de los registros— necesitan también periodos más largos de despliegue para acreditar su eficacia.

Lo cierto es que se ha perdido un tiempo precioso hasta que algunos países más prósperos, singularmente Alemania, se han autoconvencido de la necesidad de una mayor flexibilidad. Han llegado a ella no tanto por la preocupación generada por la violenta fractura social en países como Grecia, cuanto por los primeros indicios o evidencias de los perjuicios causados a la zona euro y a sus economías líderes. Con la agravante de que van ribeteadas de crisis políticas, y en algunos casos, de violencia, populismo, xenofobia e irrupción de movimientos de extrema derecha.

Pero no es momento de lamentar la leche derramada, sino de abrir compuertas para compensar el rigor indispensable con el estímulo necesario: la discusión presupuestaria de la Unión que ahora empieza para el próximo septenio es una ocasión inmejorable para aprender de los errores pasados. Si se pretende no repetirlos, hay que aumentar la flexibilidad, la generosidad de los programas comunes y las cuantías destinadas específicamente a la cohesión social y territorial.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Fuensalida entierra a las tres niñas atropelladas por un conductor ebrio

Las menores iban en fila por el lado izquierdo de la calzada cuando el coche invadió el arcén

Usansolo vota si quiere dejar de ser parte de Galdakao

La alcaldía del PNV prepara su propio plan electoral

La central de olas de Mutriku logra 36.000 euros en tres años con la venta de electricidad

La planta undimotriz generará este año la energía que consumen 400 personas

Juan Manuel Calderón le da una alegría a los Knicks

El estreno del base español coincide con un plácido triunfo ante los Sixers (91-83)

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana