CARTAS AL DIRECTOR

En defensa de las bibliotecas públicas

He leído con interés el artículo sobre la falta de recursos, como en tantos otros ámbitos culturales, de la biblioteca de Guadalajara, aparecido en su periódico el 14 de octubre, que se inicia así: “Si usted no cree en ningún dios, tal vez pueda creer en la biblioteca pública de Guadalajara”.

Soy bibliotecaria en Castilla-La Mancha y desempeño mis funciones en el ámbito rural y creo no solo en esa estupenda biblioteca, sino en todas las bibliotecas públicas, en su importancia cultural, en su interés social y en su relevancia educativa y democratizadora. Resulta demoledoramente triste comprobar cómo el trabajo y la ilusión de tantas personas pueden desmoronarse después de más de 20 años en los que se ha ido creando, en esta comunidad eminentemente rural, una red de bibliotecas profesionalizada frente a bajos índices de lectura, envejecimiento poblacional, dispersión geográfica o desidia cultural.

Podría citar a muchos compañeros, que precisamente por creer en estos templos laicos, en las bibliotecas, en el libro y en la lectura han hecho posible que las mismas hayan dejado de ser un simple contenedor de libros para convertirse en un lugar de reunión desde donde se anima a la lectura a través de múltiples actividades.

Pero, por desgracia, podría citar también a otros tantos compañeros que ya no están en nuestras bibliotecas debido a los recortes, así como también a los que se quedan, esforzándose por seguir prestando, cada vez con menos recursos, un servicio de calidad.

Según el último informe PISA sobre educación, Finlandia es el país número uno en Europa y el éxito se debe, entre otras cosas, a que encajan tres estructuras: la familia, la escuela y los recursos socio-culturales. De estas familias el 80% va a las bibliotecas los fines de semana.— María Teresa Sans García.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Un refugio inédito

Localizado bajo un edificio de la Sagrera de Barcelona una construcción intacta desde 1939 construida para protegerse de los bombardeos de la Guerra Civil

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

La aldea urbana

Las redes humanas se desarrollan en función del tamaño de la ciudad

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana