EDITORIAL

Aguas turbulentas

Lo último que necesitan Pekín y Tokio es una confrontación que sumar a sus propios problemas

China parece moverse, pese a las declaraciones de su próximo líder Xi Jinping considerando una farsa la compra por Japón de las islas Senkaku (Diaoyu, para Pekín), hacia la contención de la peligrosa escalada con Tokio, la más alarmante en décadas. Una tensión que inquieta en Washington y que ha ido creciendo en los últimos días por tierra y mar, con masivas protestas alentadas en las ciudades chinas y barcos de ambos países peligrosamente cercanos en torno a esos islotes disputados y deshabitados del mar de China Oriental a los que se supone ricos en recursos energéticos.

No hay inocentes en esta crisis, enraizada en una mutua desconfianza y rivalidad e iniciada con la provocadora idea del gobernador de Tokio, nacionalista extremo, de comprar algunos islotes a su propietario japonés por suscripción popular. Si el contencioso chino-japonés por las Sinkaku arrastra décadas, una conjunción de circunstancias ha sido esta vez el detonante de la escalada. En China, donde los sentimientos antijaponeses permanecen a flor de piel, la crisis acompaña al nerviosismo del Partido Comunista por un inminente cambio de liderazgo plagado de escándalos. Su coincidencia con el aniversario de la invasión nipona de Manchuria, en 1931, ha servido de pretexto a Pekín para agitar las emociones populares. En Japón, un Gobierno en caída libre, que puede perder las próximas elecciones asediado por unos rivales que le exigen más firmeza con el expansionismo marítimo chino.

Lo último que necesitan Pekín y Tokio es una confrontación que sumar a sus propios problemas. Resultaría inconcebible que los dos gigantes económicos de Asia (350.000 millones de dólares en intercambios) se dejasen arrastrar a un choque armado, pero podría suceder si ambos Gobiernos no empuñan firmemente las riendas de la situación, reabren sus canales diplomáticos y enfrían su cruda retórica nacionalista actual.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El problema de Francia

Los partidos políticos son los principales responsables de que cada vez que se produce un intento serio de modernizar el país se multipliquen las protestas en la calle. La cobardía ha provocado una crisis democrática

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Schopenhauer no enseñaría en esta universidad

No reina el mérito sino la rencilla académica, la envidia y la maledicencia

Decir DILE

Sería más simbólico y exacto hablar de ‘Diccionario de la Lengua Española’

Compromiso con la libertad

Mariano Rajoy se reúne con Lilian Tintori, la esposa de Leopoldo López, el líder opositor venezolano que lleva ocho meses preso, en un gesto que afirma el nuevo liderazgo internacional de España

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana