COLUMNA

Un desahogo

Al menos en Madrid, los automovilistas exhiben un comportamiento agresivo generalizado en el que unos no reparan y otros aceptan con resignación

La semana pasada un conductor atropelló a un anciano y a su perro, los dejó moribundos en el asfalto y se dio a la fuga. El anciano y el perro murieron, el criminal ha sido detenido. Sólo las personas que han vivido en sus propias carnes un atropello o que han perdido en esa circunstancia a un ser querido conocen la angustia de sentirse víctimas de un delito que a menudo es tratado con benevolencia. No quiero decir que el conductor que atropelló al anciano y le negó auxilio represente a todo el colectivo de conductores, pero al menos en Madrid, la ciudad en la que ejerzo de peatón, hay un comportamiento agresivo generalizado en el que unos no reparan y otros aceptan con resignación. El ayuntamiento, por su parte, pone su granito de arena para perpetuar este salvajismo automovilístico. Sólo hay que ver el poco tiempo que permanecen en verde los semáforos en el centro. No se pierdan el espectáculo, es digno de ver: ancianos jadeantes que se quedan a medio camino al cruzar la Castellana y regresan cabizbajos a la acera de la que partieron; el disco ha comenzado a parpadear y coches y motos ya están advirtiendo con su implacable rum-rum que les pasarán por encima si no se quitan de en medio. Esto a nadie le importa, conlaqueestácayendo, pero a mí me saca de quicio esa chulería. En ocasiones, los autobuses circulan tan pegados a la acera que afeitan el bigote de los paseantes. Raro será que algún día no se lleven una cabeza por delante.

Detesto la resignación con la que aceptamos esos modales groseros y la comprensión que mostramos hacia la impaciencia brutal de los conductores que, a la mínima, hacen sonar su puñetero claxon. A veces con el único fin de asustar a un peatón despistado.

Y con esta desahogo que nada tiene que ver con la crisis (o sí) sino con la burricie, se despide hasta septiembre esta humilde peatona.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana