CARTAS AL DIRECTOR

Las herencias recibidas

Cuando veo a De Guindos reconocer a la burbuja inmobiliaria como una de las causas más importantes de todo lo que está pasando ahora (en el 2003, en el apogeo de la misma, el perspicaz ministro no la reconocía), pienso en la cantidad de veces que se ha dicho, y aún se sigue diciendo por parte del PP, lo bien que dejó Aznar la economía española, para después estropearlo todo el PSOE. Este es quizás, en el ranking de los tópicos del PP, el más repetido.

Y es que en los 12 años que van de 1996 a 2008, por activa o por pasiva, los gobiernos de los dos partidos mayoritarios hicieron o dejaron hacer que la especulación campara a sus anchas y que los precios, especialmente al final del mandato de Aznar, se dispararan. La Ley del Suelo que aprobó el PP en aquel momento, también facilitó las cosas, de manera que es injusto que el ex presidente Aznar pase a la historia solo como uno de los conspicuos miembros del “Trío de las Azores” pues podría haber pasado también como el Señor de los Ladrillos.

De manera que la fortaleza de la economía española en 2004 era la de un castillo de naipes que, ante el soplido de la crisis internacional, se iba a deshacer en poco tiempo.

Y visto lo visto en estos siete meses (incumplimientos electorales, más desconfianza hacia España, etc.), habría que ver qué habría hecho el PP si hubiera ganado las elecciones en 2008. Porque los problemas crónicos de la economía española como su excesiva dependencia de sectores tan frágiles como la construcción y el turismo, la falta de formación y su falta de productividad, entre otros, van pasando en sucesivas herencias recibidas; de un partido a otro, condenándonos —si es que no se le da la vuelta alguna vez a esto— a ser la eterna piedra de toque de las crisis internacionales.— José Miguel Grandal López.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Las cuentas del cuento

Cuando las palabras impiden entender las cosas, toca abandonarlas: las dificultades que surgen de preguntas incorrectas no tienen solución. En Cataluña, los problemas de los políticos no son los de los ciudadanos

La función de los bancos

Las entidades financieras contribuyen al progreso de las personas y las empresas. Lo que impulsará nuestro negocio y apoyará el crecimiento son las relaciones con nuestros clientes, con los accionistas y con la sociedad

Aureliano Buendía y Pablo Iglesias

La idea de que basta con cambiar a los que mandan para corregir el rumbo es perversa y traerá frustración

China: más que palabras

El postotalitarismo solo es posible si el Partido Comunista controla la política

¡Bien!

La curación de Teresa Romero demuestra la necesidad de la existencia de una buena sanidad pública

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana