EDITORIAL

Las listas de Obama

Los ataques con drones contra supuestos terroristas son ilegales y contraproducentes

Todos los martes, en la sala de crisis de la Casa Blanca, un equipo de especialistas, presidido por el propio Barack Obama, decide sobre una lista de supuestos terroristas para matarlos con ataques de aviones no tripulados en Pakistán, Yemen, Somalia y, quizás, en otros lugares. El propio presidente decide personalmente dar o no la luz verde en casos en los que no hay certidumbre de que no se producirán muertes civiles colaterales en tales bombardeos de precisión. El premio Nobel de la Paz 2009 se arroga así la decisión sobre el asesinato de personas, no basándose en juicios o pruebas, sino con los datos que le aportan sus servicios de inteligencia. Washington reconoce haber matado de esta manera en Pakistán al libio Abu Yahia al Libi, supuesto número dos de Al Qaeda.

Obama se ha vuelto adicto a estos ataques por medio de drones, que le permiten alejarse de la retórica de la “guerra contra el terrorismo” de Bush, mostrarse duro en año electoral, parar el golpe de las críticas de los republicanos y no poner en peligro la vida de soldados norteamericanos. Obama, antiguo abogado constitucionalista, basó su campaña en 2008 en la crítica a una política antiterrorista de Bush que favoreció la tortura y unas detenciones ilegales a las que no ha puesto término. Tampoco ha logrado cumplir su compromiso de cerrar Guantánamo, ante la oposición de los republicanos.

Pese a lo que diga John Brenan, su asesor principal en materia antiterrorista, este tipo de ataques no son “legales”, ni “éticos” ni “juiciosos”. El uso de aviones no tripulados para ejecuciones sumarias es contraproducente. Siembran el terror entre la población, y cada víctima civil que causan alimenta el resentimiento y atrae a nuevos activistas a las filas de Al Qaeda, además de generar enemistad en el Gobierno de un Pakistán al borde del caos. La lucha contra el terrorismo se debe hacer desde la legalidad y la inteligencia, pues de otro modo pierde moralidad y eficacia.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Hay margen para un nuevo pacto?

No es realista esperar hoy un acuerdo Rajoy-Mas, pero dejar abierta la posibilidad supondría un gran avance. Se basaría en una consulta; no sobre la secesión, sino sobre un estatus de Cataluña convenido entre las partes

la cuarta página

Pedir acuerdos no es sabotear la victoria

El Ejército de Israel puede ganar batallas, pero la paz y la tranquilidad solo se lograrán con pactos políticos. Si no ocurre así, seguiremos cayendo por una espiral hasta tocar un nuevo fondo

LA CUARTA PÁGINA

Consecuencias de la caída

La muerte política de Pujol deja al nacionalismo convergente sin su principal activo y referencia histórica e ideológica. Aunque Artur Mas sale debilitado, el soberanismo se conjura para que no afecte al proceso.

La trampa de Gaza

La única salida de la tragedia es usar el desastre como punto de partida para la paz

Contar chistes sobre Pujol

La cercanía del poder dificulta la crítica y fomenta la corrupción y el clientelismo

Es posible otra jurisdicción militar

Las fuerzas armadas no deben estar al margen de un sistema de tutela judicial efectiva común al resto de la ciudadanía

El muy honorable gran defraudador

O retiran a Pujol título y privilegios, o su evasión fiscal destruirá el poder de Mas y CDC

Pero ¿vuelve ya el crédito?

Será la recuperación económica la que impulse los préstamos, no al revés

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana