EDITORIAL

La marca del Rey

Don Juan Carlos contribuye en Brasil y Chile a reforzar la diplomacia pública española

La presentación del proyecto estrella del ministro de Asuntos Exteriores, la Marca España, se demora una y otra vez sin que José Manuel García-Margallo explique por qué. Es verdad que la idea ha perdido fuelle con la imagen que está transmitiendo España en estas semanas en que atraviesa enormes dificultades económicas y financieras. En estas circunstancias, la actividad internacional del rey Juan Carlos viene a suplir un vacío, y el Gobierno hace bien en sacar provecho de él.

Su viaje a Brasil y a Chile, acompañado de un plantel de empresarios de primer nivel, puede contribuir a mejorar la imagen de España en la región, cuando empresas españolas se han visto expropiadas en Argentina y en Bolivia. En América Latina, cuya importancia histórica, cultural y económica para España es mayúscula, el Rey tiene un papel destacado, por su lugar particular en las cumbres iberoamericanas, al que suma su capacidad de interlocución y su conocimiento de la región. Justamente, este viaje también tenía como objetivo contribuir a asegurar el éxito de la Cumbre de Cádiz en noviembre, tras el fiasco de asistencia y contenido de la anterior en Paraguay.

América Latina está cambiando, y la política española debe adaptarse. Sus grandes economías, como Brasil, México, Argentina, Colombia y Chile, no son ya potencias emergentes, sino que han emergido en el nuevo panorama multipolar. Así, en el Observatorio de Paranal en Chile, con el Rey invitado a presenciar este importante paso, los mandatarios del país anfitrión, Colombia, México y Perú, suscribieron ayer el Tratado que crea la Alianza del Pacífico, con fines de integración económica, presencia en Asia —con la que España compite en esta zona del mundo— y, también, como respuesta al eje bolivariano de Chaves.

Es habitual que el Rey, en algunos de sus desplazamientos al extranjero, se haga acompañar de una delegación de empresarios a los que, así, ayuda. Aunque también los empresarios le han arropado en un momento en que la figura del Monarca se ve dañada por la cacería en Botsuana y el caso Urdangarin. Sus discursos públicos son redactados o visados desde el Gobierno, por lo que sus mensajes son los del Ejecutivo, e incluso sirven a este de amplificador para defender los intereses españoles o la visión que quiere transmitir del camino a seguir por la UE. Y es lo que corresponde.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los empresarios españoles, preocupados por el auge de Podemos

Los líderes empresariales reclaman a los partidos que reaccionen al ascenso del grupo

Sócrates comparece ante el juez tras su arresto por corrupción

El ex primer ministro luso hizo saltar la alarma tras gastar tres millones en una casa

Estructura y aplicaciones del grafeno

Las características de este material apuntan a que tendrá multitud de aplicaciones

El aeropuerto de Hondarribia consigue la excepcionalidad

EFE

El viceconsejero Antonio Aiz informa de que Aena ha concedido el permiso que garantiza su operatividad sin ampliar la pista

IMPRESCINDIBLES

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana