EDITORIAL

La marca del Rey

Don Juan Carlos contribuye en Brasil y Chile a reforzar la diplomacia pública española

La presentación del proyecto estrella del ministro de Asuntos Exteriores, la Marca España, se demora una y otra vez sin que José Manuel García-Margallo explique por qué. Es verdad que la idea ha perdido fuelle con la imagen que está transmitiendo España en estas semanas en que atraviesa enormes dificultades económicas y financieras. En estas circunstancias, la actividad internacional del rey Juan Carlos viene a suplir un vacío, y el Gobierno hace bien en sacar provecho de él.

Su viaje a Brasil y a Chile, acompañado de un plantel de empresarios de primer nivel, puede contribuir a mejorar la imagen de España en la región, cuando empresas españolas se han visto expropiadas en Argentina y en Bolivia. En América Latina, cuya importancia histórica, cultural y económica para España es mayúscula, el Rey tiene un papel destacado, por su lugar particular en las cumbres iberoamericanas, al que suma su capacidad de interlocución y su conocimiento de la región. Justamente, este viaje también tenía como objetivo contribuir a asegurar el éxito de la Cumbre de Cádiz en noviembre, tras el fiasco de asistencia y contenido de la anterior en Paraguay.

América Latina está cambiando, y la política española debe adaptarse. Sus grandes economías, como Brasil, México, Argentina, Colombia y Chile, no son ya potencias emergentes, sino que han emergido en el nuevo panorama multipolar. Así, en el Observatorio de Paranal en Chile, con el Rey invitado a presenciar este importante paso, los mandatarios del país anfitrión, Colombia, México y Perú, suscribieron ayer el Tratado que crea la Alianza del Pacífico, con fines de integración económica, presencia en Asia —con la que España compite en esta zona del mundo— y, también, como respuesta al eje bolivariano de Chaves.

Es habitual que el Rey, en algunos de sus desplazamientos al extranjero, se haga acompañar de una delegación de empresarios a los que, así, ayuda. Aunque también los empresarios le han arropado en un momento en que la figura del Monarca se ve dañada por la cacería en Botsuana y el caso Urdangarin. Sus discursos públicos son redactados o visados desde el Gobierno, por lo que sus mensajes son los del Ejecutivo, e incluso sirven a este de amplificador para defender los intereses españoles o la visión que quiere transmitir del camino a seguir por la UE. Y es lo que corresponde.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Mercadona, de las que más buscan conciliar, según un estudio

EFE

Un estudio concluye que las empresas ya tienen en cuenta la importancia de su imagen

Triunfo de una gran batuta

Éxito en el debut de Vassily Sinaisky al frente de la OBC acompañando a la famosa violinista estadounidense Sarah Chang

Detenido por matar a un hombre de un tiro de escopeta

El suceso se ha producido en un vedado de caza cerca de Tàrrega

IAG reconoce que tanteó comprar a Aer Lingus pero fue rechazada

La irlandesa de bajo coste no ha querido negociar su venta al grupo de Iberia

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Trenes llenos de psiquiatras

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo hemos llegado a ese punto en el que la realización del proyecto de un Gobierno pueda conducir a la ruina de Cataluña y probablemente también de toda España?

la cuarta página

Tres problemas de la Universidad

La deficiente formación primaria y secundaria, los criterios endogámicos de selección del profesorado y la perversión de la autonomía y la democracia internas determinan el pésimo rumbo de la enseñanza superior

LA CUARTA PÁGINA

Que la generación Erasmus defienda a Europa

La UE afronta la crisis más profunda de su historia y nunca como ahora había existido tanto pesimismo sobre su futuro entre sus más ardientes partidarios. Necesita con urgencia la voz de quienes han crecido con ella

PIEDRA DE TOOUE

La era de los impostores

La ficción ha sustituido a la realidad en el mundo que vivimos y los mediocres personajes del mundo real no nos interesan. Los fabuladores, sí, como ‘el pequeño Nicolás’ o Enric Marco

El declive de los Estados nacionales

Nuestra clase política vive envuelta en querellas y ajena a los cambios globales

Europa debe reconocer a Palestina

El reconocimiento sirve para ejercer un derecho y no un privilegio

La dependencia

La gestión de nuestros recursos genera una cultura de autorresponsabilidad

La era del carbón toca a su fin

China, EE UU y la UE están enviando una señal poderosa para reducir las emisiones

El dueño de la pocilga

Condenar al Parlamento es un viejo hábito que lleva siglos en España

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana