EDITORIAL

Una cumbre bloqueada

América Latina intenta sin éxito que Obama acepte a Cuba en los próximos encuentros

La cumbre de las Américas, celebrada en Cartagena de Indias, ha querido ser la madre de todas las cumbres. Y para ello ha revestido una triple encarnación: un foro social; el mayor cónclave de empresarios de la historia latinoamericana; y una treintena de jefes de Estado congregados para debatir el futuro en el impresionante marco de la capital del Caribe colombiano.

Pero nadie ignoraba que el grueso de las pretensiones de una gran mayoría de países latinoamericanos eran inaceptables para Washington. El presidente Obama no podía dar su asentimiento a la asistencia de la dictatorial Cuba a las próximas cumbres, ni avenirse a discutir seriamente sobre despenalización de las drogas, y, aún menos, ante las presidenciales de noviembre. Finalmente, Estados Unidos tampoco se dejó arrastrar a una toma de posición favorable a la reivindicación argentina sobre Malvinas. Por todo ello y en especial por el contencioso cubano no hubo anoche comunicado que maquillara desavenencias.Pero de estas reuniones se espera también que sirvan de caja de resonancia, que solemnicen declaraciones o acuerdos ya adoptados. Y de eso sí hubo en Cartagena.

El acuerdo ha sido virtualmente unánime en lo que respecta a América Latina sobre la necesidad de que Cuba pueda asistir como miembro de pleno derecho a la próxima cumbre, consenso que ha encontrado su más elocuente defensor en el mejor aliado de Estados Unidos en la zona, y en las antípodas de cualquier celo bolivariano, el presidente Juan Manuel Santos de Colombia. Sobre la lucha contra la droga la convergencia de opiniones resultaba más difusa. Nadie habla de despenalizar mañana ni a bulto, sino de reconocer que la lucha policial contra el narco, tan ligada a la rampante inseguridad ciudadana que es el verdadero flagelo de esos países, ha fracasado, y hay que repensar el problema.

Ante esa exhibición de dilatados consensos, Obama se parapetaba en la exhortación a cooperar para la prosperidad de todos, en momentos en que las cifras macroeconómicas latinoamericanas son las mejores de la historia. Y, de paso, una confirmación indirecta: el presidente venezolano Hugo Chávez no se habría perdido la cumbre si no estuviera realmente mal. La incapacidad de adoptar una actitud común sobre esa batería de problemas, devalúa algo una cumbre que no es madre ni hija; pero eso no niega que América Latina ha hablado con una libertad y una convicción de fuerza desusadas.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

Urgente: afrontar el reto energético

Europa debe transitar hacia un sistema seguro, competitivo y muy bajo en carbono con sistemas armonizados de incentivos a las renovables y una orientación inversora que busque el ahorro y la eficiencia

LA CUARTA PÁGINA

El Caballero de la Palabra

La gran lección de las aventuras de Don Quijote es que un mundo sin justicia no merece la pena; pero que tampoco la merece sin misericordia. Esta es la que permite que las cosas sean al fin lo que pueden ser

LA CUARTA PÁGINA

Habrá más Ucranias

Vladimir Putin tiene más admiradores de lo que cabría imaginar entre varias potencias emergentes que no olvidan el colonialismo. Occidente topa además con el resentimiento de Moscú por la pérdida de su imperio

Una, grande, libre

La reivindicación de la diversidad esconde al final su contrario: la homogeneidad

Snowden como garante del Kremlin

Para Putin, el exanalista representa la mala conciencia de Estados Unidos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana