EDITORIAL

Una cumbre bloqueada

América Latina intenta sin éxito que Obama acepte a Cuba en los próximos encuentros

La cumbre de las Américas, celebrada en Cartagena de Indias, ha querido ser la madre de todas las cumbres. Y para ello ha revestido una triple encarnación: un foro social; el mayor cónclave de empresarios de la historia latinoamericana; y una treintena de jefes de Estado congregados para debatir el futuro en el impresionante marco de la capital del Caribe colombiano.

Pero nadie ignoraba que el grueso de las pretensiones de una gran mayoría de países latinoamericanos eran inaceptables para Washington. El presidente Obama no podía dar su asentimiento a la asistencia de la dictatorial Cuba a las próximas cumbres, ni avenirse a discutir seriamente sobre despenalización de las drogas, y, aún menos, ante las presidenciales de noviembre. Finalmente, Estados Unidos tampoco se dejó arrastrar a una toma de posición favorable a la reivindicación argentina sobre Malvinas. Por todo ello y en especial por el contencioso cubano no hubo anoche comunicado que maquillara desavenencias.Pero de estas reuniones se espera también que sirvan de caja de resonancia, que solemnicen declaraciones o acuerdos ya adoptados. Y de eso sí hubo en Cartagena.

El acuerdo ha sido virtualmente unánime en lo que respecta a América Latina sobre la necesidad de que Cuba pueda asistir como miembro de pleno derecho a la próxima cumbre, consenso que ha encontrado su más elocuente defensor en el mejor aliado de Estados Unidos en la zona, y en las antípodas de cualquier celo bolivariano, el presidente Juan Manuel Santos de Colombia. Sobre la lucha contra la droga la convergencia de opiniones resultaba más difusa. Nadie habla de despenalizar mañana ni a bulto, sino de reconocer que la lucha policial contra el narco, tan ligada a la rampante inseguridad ciudadana que es el verdadero flagelo de esos países, ha fracasado, y hay que repensar el problema.

Ante esa exhibición de dilatados consensos, Obama se parapetaba en la exhortación a cooperar para la prosperidad de todos, en momentos en que las cifras macroeconómicas latinoamericanas son las mejores de la historia. Y, de paso, una confirmación indirecta: el presidente venezolano Hugo Chávez no se habría perdido la cumbre si no estuviera realmente mal. La incapacidad de adoptar una actitud común sobre esa batería de problemas, devalúa algo una cumbre que no es madre ni hija; pero eso no niega que América Latina ha hablado con una libertad y una convicción de fuerza desusadas.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El 'alcalde vitalicio' de Washington

Marion Barry, que durante 16 años gobernó la capital de EE UU, muerte a los 78 años

Rousseff rectifica su programa económico tras su reelección

El Gobierno brasileño aplica propuestas electorales del candidato de la oposición conservadora al subir los tipos de interés y el precio de la gasolina

La corrupción de Petrobras sacude Brasil

Los arrepentidos revelan a la justicia el rastro de sobornos de la mayor empresa pública latinoamericana

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

No me morí mañana

Quien escribió en Wikipedia que fallecí el 26 de noviembre de 2015 a las 16.45 usó esa página como si fuera una pared donde pintar un grafiti. El anonimato es el gran talón de Aquiles del sistema virtual

Un balance de la consulta

Con los resultados del 9 de noviembre se puede deducir razonablemente que una mayoría de catalanes es contraria a la independencia. Resulta incomprensible el afán del soberanismo por llegar a un referéndum

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

La aldea urbana

Las redes humanas se desarrollan en función del tamaño de la ciudad

¿Cómo interpretar la suspensión del 9-N?

Es difícil delimitar las responsabilidades de haber participado en actos no jurídicos

El final del ciclo

Hace falta un proyecto nacional común para detener el proceso de descomposición

El doble discurso

Algunas democracias latinoamericanas siguen arrastrando carencias muy graves

España y el nacionalismo

El centralismo ha fracasado en la tarea de construir una nación; lo ideal sería trabajar en la creación de una identidad común, porque juntos somos más fuertes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana