EDITORIAL

Más que un simple pastor

El Papa busca en Cuba reforzar a la Iglesia católica y no tanto la apertura del régimen

Aunque se presente oficialmente como una visita “pastoral”, la presencia del Papa en Cuba, y anteriormente en México, es mucho más que eso. Está cargada de política. Porque Benedicto XVI, además de jefe del Estado del Vaticano —cuya influencia no es proporcional a su tamaño—, también es cabeza de la Iglesia católica y, por ello, defiende unos intereses. El papa Ratzinger ha aceptado evitar a la disidencia cubana como una condición para su visita. También Rodríguez Zapatero, que nunca viajó a Cuba, impulsó una revisión de la política de la UE para dejar los contactos con la disidencia al margen de los actos oficiales y descongelar las relaciones diplomáticas con el régimen castrista. Tratar con los Castro nunca ha sido fácil para nadie, ni para España ni para la Iglesia católica. Ninguno ha conseguido que la dictadura se abriera, pero sí, al menos, con maniobras discretas, la liberación de decenas de presos.

Poco cambiará este viaje, un éxito de masas como la cita anterior en México, para un sistema que se ha cerrado en lo político, aunque, forzado por su inoperancia, ha tenido que liberalizar algo la economía. Prueba de su cerrazón es que el año pasado retiró la credencial al corresponsal de EL PAÍS en La Habana y ha negado el visado al enviado especial de este periódico para cubrir la visita papal.

De los presos políticos y de la necesidad de “construir una sociedad abierta y renovada” sí ha hablado Benedicto XVI. Pero las declaraciones de Jaime Lucas Ortega, arzobispo de San Cristóbal de La Habana, a L’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano, en las que ha pintado una Cuba idílica sin presos políticos ni estrecheces económicas para la vida cotidiana, han indignado, comprensiblemente, a la disidencia. La Iglesia no quiere bronca con Cuba. Busca un espacio para poder ampliar su labor pastoral e ir penetrando en la enseñanza. De hecho, fue también el objetivo del viaje de Juan Pablo II en 1998, y algo consiguió para su institución.

También lo ha sido el de su paso por México, una sociedad muy religiosa en una república militantemente laica. Qué duda cabe que si esta realpolitik de Benedicto XVI ha causado frustración entre la disidencia cubana, también lo ha hecho en muchos mexicanos por no recibir a las víctimas de los abusos sexuales de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, tan próximo en su día a Ratzinger.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los exconsejeros Soler y Ávila atribuyen a Idea el plan Bahía

Los dos antiguos altos cargos rechazan su implicación subvenciones de la agencia

Este año es el más cálido desde que se tienen datos

Los diez primeros meses suman las temperaturas más calurosas desde 1880, según datos oficiales de EEUU

Vía libre a Zidane

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acepta el recurso del Madrid y levanta la sanción de tres meses al técnico, que podrá seguir dirigiendo al Castilla aunque aún no tenga la licencia

El saludo al sol de Modi

El primer ministro indio, fiel practicante de yoga, crea una secretaría de Estado dedicada a esta filosofía milenaria y a la promoción de las medicinas tradicionales

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La paz: cerca de La Habana, lejos de Bogotá

La política es más necesaria que nunca para llevar a buen término las negociaciones entre el Gobierno y las FARC. Su éxito significará no solo el fin de una larga guerra, sino una esperanza para todo el mundo

LA CUARTA PÁGINA

La vida secreta de Javier Pradera

Era el enigma en mayúscula porque estuvo siempre en el centro pero invisible. Tres años después de su muerte, emerge un ensayista brillante que destaca por su sutileza humorística y la solvencia de sus análisis

LA CUARTA PÁGINA

La pasión por la democracia

Desde la caída del Muro de Berlín se observa una apatía cada vez mayor en los sistemas democráticos. Necesitamos no sólo ausencia de violencia y garantías institucionales, sino también responsabilidad moral

LA CUARTA PÁGINA

Cataluña y “la cárcel de los pueblos”

Hay un buen argumento para poder defender la idea de que Cataluña siga formando parte de España: cuando los países se desestabilizan, tardan mucho en conseguir normalizarse de nuevo

La muerte de Aurora

La vi por última vez en el verano del año pasado. Raspaba ya los 93 años y oía con dificultad. Necesitaba tiempo para terminar una biografía de Julio Cortázar, a quien profesó un intenso amor

LA CUARTA PÁGINA

El desamparo de Ayotzinapa

La desaparición y asesinato de 43 estudiantes es la conclusión del desastre nacional generado por la guerra contra el narcotráfico en México. Nada es tan peligroso para un país como el descrédito de su clase política

España no tiene quien le escriba

Hace falta una fuerza política que defienda el Estado, la unidad de la nación y la ley

El momento adecuado para bajar impuestos

Tras dos años de ajustes, el Gobierno ha elaborado un conjunto de cambios

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana