EL ACENTO

El Partenón, último consuelo

El robo en el museo arqueológico de la Antigua Olimpia, un golpe desmoralizador para una Grecia castigada

MARCOS BALFAGÓN

Acosados por la crisis, los griegos suelen decir que, ante tanto recorte, lo último que les queda es el Partenón. Los ladrones de arte han comenzado a amenazar este consuelo. El pasado  9 de enero unos encapuchados sustrajeron en pleno centro de Atenas un cuadro de Picasso y otro de Mondrian. Ahora le ha tocado el turno al museo arqueológico de la Antigua Olimpia, en el Peloponeso. Los ladrones, encapuchados y armados de fusiles Kaláshnikov, se hicieron con varias decenas de estatuillas de bronce tras maniatar a la única vigilante del centro. La forma de extraer las piezas no fue más sofisticada: bastó un martillo para romper las vitrinas y, es de suponer, un saco de plástico donde meter el botín. El ministro de Cultura presentó su dimisión cuando los servicios del museo aún trataban de establecer el balance del robo.

La dimisión es un gesto digno de tener en cuenta, pero no es seguro que el ministro de Cultura sea el único que deba presentarla. Pese al valor de las obras expuestas, el museo contaba con un único vigilante en el momento de producirse el robo. Si antes de la crisis había más, la responsabilidad sobrevolaría como un pájaro negro la cabeza del miembro del Gabinete que decidió reducir su número hasta dejarlo en uno solo.

Puesto que lo más seguro es que ese miembro del Gabinete no decidiera voluntariamente reducir la seguridad del museo, sino acuciado por la política económica de extrema austeridad impuesta a Grecia, la conclusión es que los recortes no solo afectan al consumo como aseguran los  economistas, sino también al arte clásico.

Por el momento, no se sabe cuántos guardias de seguridad vigilan el Partenón. Pero, si la política económica impuesta a Grecia no lo impide, más valdría que se incrementara su número, no vaya a ser que al despertarse una mañana los griegos se encuentren con que ha desaparecido.

Los efectos económicos de la pérdida serían difíciles de calcular, pero el daño sobre la moral de los griegos sería devastador. No solo por verse privados de la belleza del Partenón coronando Atenas, sino también por perder el último consuelo con el que se enfrentan a la crisis.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana