EL ACENTO

El Partenón, último consuelo

El robo en el museo arqueológico de la Antigua Olimpia, un golpe desmoralizador para una Grecia castigada

MARCOS BALFAGÓN

Acosados por la crisis, los griegos suelen decir que, ante tanto recorte, lo último que les queda es el Partenón. Los ladrones de arte han comenzado a amenazar este consuelo. El pasado  9 de enero unos encapuchados sustrajeron en pleno centro de Atenas un cuadro de Picasso y otro de Mondrian. Ahora le ha tocado el turno al museo arqueológico de la Antigua Olimpia, en el Peloponeso. Los ladrones, encapuchados y armados de fusiles Kaláshnikov, se hicieron con varias decenas de estatuillas de bronce tras maniatar a la única vigilante del centro. La forma de extraer las piezas no fue más sofisticada: bastó un martillo para romper las vitrinas y, es de suponer, un saco de plástico donde meter el botín. El ministro de Cultura presentó su dimisión cuando los servicios del museo aún trataban de establecer el balance del robo.

La dimisión es un gesto digno de tener en cuenta, pero no es seguro que el ministro de Cultura sea el único que deba presentarla. Pese al valor de las obras expuestas, el museo contaba con un único vigilante en el momento de producirse el robo. Si antes de la crisis había más, la responsabilidad sobrevolaría como un pájaro negro la cabeza del miembro del Gabinete que decidió reducir su número hasta dejarlo en uno solo.

Puesto que lo más seguro es que ese miembro del Gabinete no decidiera voluntariamente reducir la seguridad del museo, sino acuciado por la política económica de extrema austeridad impuesta a Grecia, la conclusión es que los recortes no solo afectan al consumo como aseguran los  economistas, sino también al arte clásico.

Por el momento, no se sabe cuántos guardias de seguridad vigilan el Partenón. Pero, si la política económica impuesta a Grecia no lo impide, más valdría que se incrementara su número, no vaya a ser que al despertarse una mañana los griegos se encuentren con que ha desaparecido.

Los efectos económicos de la pérdida serían difíciles de calcular, pero el daño sobre la moral de los griegos sería devastador. No solo por verse privados de la belleza del Partenón coronando Atenas, sino también por perder el último consuelo con el que se enfrentan a la crisis.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Pactos por un nuevo futuro

Frente a soluciones mesiánicas que cuestionan todo el sistema, hacen falta tres grandes acuerdos: para revitalizar la democracia, para soldar la fractura social y para actualizar el contrato constitucional

LA CUARTA PÁGINA

Brasil, el mundo de mañana

En la nueva etapa de Dilma Rousseff el país se enfrenta al reto de la modernización. Haría bien en apostar por su talento más joven y atender las expectativas de una generación que exige un futuro mejor

la cuarta página

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

Los Gobiernos de Reino Unido y Venezuela concuerdan en la voluntad de sustraer sus países a la jurisdicción de los respectivos Tribunales de Derechos Humanos. Caracas ya lo ha hecho; Londres amenaza con hacerlo

Elecciones plebiscitarias: un caso singular

Los ciudadanos no pueden decidir una secesión en una consulta electoral

Maduro y el Saharan Blend

La desastrosa gestión de PDVSA obliga a Venezuela a importar petróleo de Argelia

Cómo cambiar el sistema nacional de salud

La crisis del ébola ha mostrado una sanidad vulnerable que exige intercomunicación

Círculo vicioso, círculo virtuoso

Hay que ir a una situación de corrupción mínima y eficiencia máxima

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana