Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los anuncios de 'Mad Men' revolucionan el metro de Nueva York

El nuevo y minimalista cartel publicitario de la popular serie se ha convertido en la máxima inspiración de los transeúntes de la ciudad estadounidense

Ampliar foto
El nuevo anuncio de 'Mad Men'.

Tras un año y medio de espera, Mad Men regresa por fin en marzo a las pantallas estadounidenses con el estreno de su quinta temporada. Pero antes de instalarse en los salones de casa, la silueta minimalista con la que arrancan los títulos de crédito de la serie, ese hombre trajeado que se precipita en el vacío y al que vemos caer entre edificios cargados de anuncios con ojos y piernas de mujer, es el protagonista de la campaña publicitaria que ha invadido el metro neoyorquino.

En esta ocasión solo se ve esa silueta en blanco y negro en la esquina izquierda de arriba sobre un superficie blanca y abajo a la derecha la fecha de estreno, 25 de marzo. Los creativos publicitarios ni siquiera han necesitado escribir el nombre de la serie en su anuncio. Un golpe genial que demuestra la cantidad de seguidores que tiene la adictiva Mad Men.

Pero claro, en un Nueva York que atraviesa por una aguda crisis económica, que se ha traducido en recortes de todos los servicios públicos, esperar en un andén de metro a que llegue el tren es ahora una tarea eterna así que los anuncios de Mad Men se han convertido en un caramelo sobre el que los viajeros se lanzan en masa para combatir el aburrimiento.

Y así han surgido graffitis de todo tipo sobre el blanco inmaculado de esos anuncios y que juegan con la silueta del que presumiblemente es Don Drapper, el protagonista. Los neoyorquinos han dibujado desde las piernas de mujer que se ven en los créditos iniciales de la serie hasta una ballena devorando al protagonista. 

Los anuncios han tenido tanto éxito que la pagina web Gothamist.com, especializada en información variopinta sobre Nueva York, ha convocado a su audiencia para que, utilizando photoshop, haga sus propias variaciones del anuncio, y el resultado es sin duda muy superior en inventiva a lo que puede verse en los andenes de metro, aunque no tenga la frescura del graffiti de toda la vida. Pero en un mundo en el que el arte virtual parece comenza a superar en número al tangible, la convocatoria de Gothamist demuestra una vez más que vivimos en un mundo lleno de talentos anónimos que abrazan sin dudarlo las técnicas del siglo XXI.