Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD propone bajar un 10% el sueldo a los diputados madrileños

De Velasco renuncia al coche oficial por ser un "disparate y un despilfarro" mientras PSM e IU critican su postura

El cabeza de lista de UPyD en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, ha avanzado hoy que la próxima semana su grupo propondrá una serie de "medidas de austeridad y transparencia" y que después planteará una propuesta para "reducir el sueldo de los diputados un 10%". De Velasco ha confirmado además que piensa renunciar al coche oficial que le corresponderá como portavoz de su grupo, por considerarlo un "disparate" y un "despilfarro". "Sinceramente, cuando me hablaron de que el portavoz de nuestro grupo tenía un coche oficial, no me lo creí, y he dicho que hasta que no lo vea no me lo creo, pero voy a renunciar porque me parece un disparate, un despilfarro, y me parece coherente con lo que pensamos y lo que pienso yo", ha argumentado.

De Velasco ha hecho estas declaraciones en la Asamblea, adonde ha acudido con los otros siete diputados electos de UPyD para presentar sus credenciales ante la Secretaría General. Tras explicar que afrontan su entrada en el Parlamento madrileño con "enorme entusiasmo" y conscientes de que representan la "expectación de lo nuevo", De Velasco ha hecho hincapié en que se proponen "trabajar muy en serio" e "introducir una serie de criterios que a nosotros nos parecen muy importantes: la austeridad, la eficacia, la eficiencia y la transparencia".También ha defendido que no son la "marca" de nadie: "Somos nosotros y lo vamos a demostrar desde el primer día con propuestas que luego siguen otros y se las adjudican".

Críticas del resto de grupos

Su planteamiento ha sido respondido con especial dureza por parte del resto de los grupos de la Cámara, sobre todo IU y PSOE. "Yo desde que conocí a Rosa Díez iba en coche oficial ya, y que ahora planteen este tipo de cosas parece un poco chocante, pero habrá que adaptarse y, desde luego, nosotros vamos a actuar con seriedad, rigor y al margen de cualquier tentación demagógica", ha afirmado el socialista Juan Barranco. Para el portavoz de IU, Gregorio Gordo, "cuando una fuerza política tiene poca iniciativa en lo que son los problemas reales de la gente, tiene que salir con este tipo de cuestiones", ha dicho en referencia a la renuncia a los coches oficiales, y ha defendido que "donde gobierna IU no hay dispendios".

Por su parte, David Pérez (PP) ha dado a UPyD la "bienvenida a la austeridad", ya que -a su juicio- la Asamblea de Madrid y el Gobierno de Esperanza Aguirre han sido "pioneras" en ellas, con "bajadas de sueldo a diputados y altos cargos, recortes de gastos, reducción de flotas de vehículos, y de direcciones generales y consejerías". "Las primeras medidas de austeridad de toda España las practicó Aguirre sin el apoyo del PSOE, aunque luego fueron imitadas por todos", ha aseverado Pérez, tras señalar que "puede haber otras medidas no tan mediáticas como la de los coches, pero más efectivas a nivel económico".

Al margen de los coches, De Velasco también ha hablado también sobre los 10 municipios en los que no hay mayoría absoluta y, por tanto, dependen de su voto. Según el diputado electo del partido magenta, están en conversaciones con diferentes partidos pero mantienen sus dos condiciones -reforma de la Ley Electoral y retorno de las competencias de Educación al Estado-, y que, en el caso de que en una primera votación no haya mayoría absoluta, lo que tiene que pasar es que se cumpla la Ley, que es que gobierne la lista más votada. Esta postura beneficia al PP en la mayoría de los casos. David Pérez ha dejado muy claro que está a favor de que gobierne la lista más votada: "Lo deseable es que se respete la voluntad de la gente, la democracia real también consiste en que los partidos también respeten la voluntad mayoritaria de la gente".

Barranco se ha remitido a la propuesta de pactos que hizo el secretario general del PSM, Tomás Gómez, y ha dicho que no le "parece muy razonable poner como condición de pactos de un ayuntamiento cuestiones que afectan a la política nacional". Gordo, por último, ha sostenido que ellos no están "para cambiar gobiernos", sino políticas, y ha remarcado que "de eso dependerá que haya acuerdos o no haya acuerdos en algunos municipios".