Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia absuelve a Ángel Luna de encubrimiento

Los magistrados reducen a mera "hipótesis" la acusación del PP.-El portavoz socialista se sentó en el banquillo acusado por los populares tras mostrar un informe de la trama Gürtel en el Parlamento

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia ha absuelto al portavoz socialista en las Cortes, Ángel Luna, del delito de encubrimiento del que le acusaba el PP a raíz de un debate parlamentario en el que mostró un informe sobre el negocio multimillonario que logró la trama Gürtel con ocasión de la visita del Papa a Valencia en 2006. El tribunal reduce a una mera "hipótesis" la acusación sostenida por el PP. Los magistrados consideran que la versión de los hechos ofrecida por los populares es "razonable", pero "no la única posible a la vista de la prueba practicada, de la que no se desprende la imposibilidad ni la inconsistencia de la justificación dada por el acusado". Es decir, que siendo ambas versiones igualmente "razonables" y al no haberse aportado ninguna prueba que permita inclinarse a un lado o al otro, debe primar la presunción de inocencia.

Los populares denunciaron a Luna por supuesta revelación de secretos, ya que ese informe estaba bajo secreto de sumario, aunque ya había sido publicado por EL PAÍS y otros medios. El juez instructor de la denuncia, Juan Montero, desechó la acusación de revelación de secretos, por ser materialmente imposible que lo realizara (el diputado no era abogado, procurador, juez, fiscal ni tampoco parte, como exige el tipo penal) pero mantuvo vivo el procedimiento al considerar que Luna podía haber encubierto a la persona que le facilitó el documento.

El portavoz socialista, tanto en la instrucción como en el juicio que se celebró el pasado 5 de abril, declaró que el informe le llegó de manera anónima, que se lo encontró en su despacho y que posteriormente le perdió la pista porque se aceptó la personación del PSPV-PSOE en el caso Gürtel y ello le permitió tener acceso a ese y al resto de documentos integrados en el sumario por vía telemática.

El ministerio público, representado por el teniente fiscal de la Comunidad Valenciana, Gonzalo López Ebri, se opuso desde el principio a la continuación de la causa. El PP pedía dos años y nueve meses de inhabilitación para Ángel Luna, y una multa de 26.250 euros, mientras que la fiscalía pidió su absolución. El fiscal concluyó su intervención en el juicio "desde la esperanza de que este proceso vea su fin con una sentencia absolutoria que ponga fin a la posibilidad de que, en un Estado de derecho, sea la hipótesis un medio válido para destruir la presunción de inocencia, ni del acusado ni de nadie". El fiscal consideró que se acusaba a Luna de un "delito de imposible cumplimiento" y puso el ejemplo de un asesinato: "¿Conocen a algún encubridor que exhiba el cadáver ante 99 personas [en alusión a los diputados] antes de ocultarlo?".

Luna, que ha destacado por su denuncia constante a las implicaciones de la Generalitat en el caso Gürtel, declaró que el juicio era consecuencia del empeño de su grupo "de romper el binomio opacidad-impunidad". Paradójicamente, el portavoz socialista ha sido el primero en sentarse en el banquillo por el caso Gürtel, pese a que no está relacionado con la trama corrupta. Esta causa ahora cerrada con una absolución deja aún más en evidencia la situación judicial de Francisco Camps, presidente de la Generalitat y candidato en las elecciones del 22 de mayo, que está pendiente de que se decida su juicio por un supuesto delito de cohecho por aceptar regalos de la trama Gürtel, y a quien la Fiscalía Anticorrupción pide que también sea juzgado por otros delitos de corrupción.

La cultura de la corrupción

El portavoz socialista ha conocido su absolución en la sede del partido en Valencia. Luna ha declarado que está "contento y satisfecho". En declaraciones a Efe, Luna ha dicho que su absolución representa el "fracaso" del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, así como del líder del PP, Mariano Rajoy, y de la "cultura de la corrupción" en la Comunidad Valenciana. "Más que por el hecho de la absolución, por que haya fracasado la cultura de la corrupción en la Comunidad Valenciana", ha remarcado.

Para Luna, con esta sentencia ha triunfado "la guerra contra la corrupción" de quienes intentan "levantar la voz exigiendo explicaciones de los que gobiernan aquí y a quienes están en Madrid".