Reportaje:

El fugitivo del caso Urquijo regresa del pasado

Javier Anastasio 'resucita' 23 años después de su huida a través de una entrevista en 'Vanity Fair' en Argentina

JESÚS DUVA Madrid 19 OCT 2010 - 12:09 CET

Javier Anastasio de Espona, procesado en su día por colaborar con su amigo Rafael Escobedo en el asesinato de los marqueses de Urquijo en 1980 , ha vuelto del pasado. Huido de España hace 23 años, aprovechando que estaba en libertad en espera de juicio, la revista Vanity Fair publica ahora una larga entrevista con él, en la que dice que está "convencido" de que Escobedo no fue el autor de los disparos: "El autor fue un profesional, y así lo dijeron los forenses en el juicio".

Anastasio, de 56 años, vive con su mujer y sus dos hijos en un pueblo pequeño de la Patagonia, donde cultiva tomates, lee con avidez y escribe. Acaba de terminar su primer libro: Supuestos y conjeturas (Dossier Urquijo), que se podrá adquirir en librosenred.com desde el 1 de noviembre.

Las periodistas Lourdes Garzón y Eva Lamarca se entrevistaron durante cuatro días en Buenos Aires con el ex fugitivo de la justicia (ahora es un hombre libre debido a que las acusaciones contra él han sido anuladas al haber prescrito por el paso del tiempo).

- ¿Mató usted a los marqueses de Urquijo?

- No, yo ni siquiera entré en la casa. Llevé hasta allí a Rafi, lo dejé en un cruce que había a unos metros y me volví a dormir a Madrid, a casa de mi hermana.

- ¿Y Rafi? ¿Disparó él a los marqueses de Urquijo?

- Estoy absolutamente convencido de que no. El autor fue un profesional, y así lo dijeron los forenses en el juicio.

- Usted da a entender que hubo varias personas que planearon el crimen, que los verdaderos culpables están en la calle libres, ricos, tranquilos... Y apunta al hijo de los marqueses (Juan de la Sierra).

- Yo no acuso a nadie. Pero me parece que la coartada de Juan y la del administrador (Diego Martínez Herrera) es falsa, que no hubo interés en desmontarla y que, cuando mi abogado lo intentó, la justicia lo evitó. Creo que hubo una mano muy poderosa que los protegió.

- ¿Le parece que los hijos de los marqueses de Urquijo y el administrador se beneficiaban muy directamente de la muerte de sus padres?

- Sí, totalmente. Se beneficiaron ellos y otros muchos.

- ¿Son inocentes?

- En mi opinión no son totalmente inocentes. Por lo menos Juan, de Myriam (de la Sierra) no tengo ningún dato.

Javier Anastasio admite, sin embargo, que Rafael Escobedo le entregó una pistola (el arma supuestamente empleada en el doble asesinato) y que él se deshizo de ella arrojándola al pantano de San Juan (Madrid). "Coger aquella pistola y hacerla desaparecer fue el error de mi vida. Aunque hoy lo hubiera repetido", declara. La pistola, una Star F Olympic, fue hallada en 1983 por unos niños que jugaban en el pantano y la entregaron en el Ayuntamiento de Pelayos de la Presa, de donde desapareció y jamás se ha encontrado.

Preguntado sobre el móvil del doble asesinato, ocurrido el 1 de agosto de 1980, Anastasio sostiene que "el plan y la ejecución tienen que ver con un móvil económico a niveles muy altos". Y desempolva una vieja hipótesis que en su día quedó descartada: "La fusión del Banco Urquijo con el Hispano Americano, que el marqués no quería que se llevara a cabo y sus hijos sí. Y el agujero de miles de millones de pesetas que tenía el banco que se descubrió años más tarde. De ese dinero, que alguien se quedó, parte el armazón de todo esto".

Javier Anastasio, sin embargo, no aporta en la entrevista ninguna prueba de sus afirmaciones ni de las acusaciones que lanza en especial contra Juan de la Sierra, el hijo de los aristócratas.

Otras noticias

Javier Anastasio / VANITY FAIR

Últimas noticias

Ver todo el día

Ventura cortó un rabo y Lea Vicens, por la Puerta de los Cónsules

EFE Nimes

Gran tercio de varas de los toros de Dolores Aguirre en Vic-Fezensac

La violencia que llena hospitales

El País Sudán del Sur

La nueva oleada de ataques entre tribus en Sudán del Sur ha vuelto a poner en alerta al personal médico de MSF en la zona, ante la llegada masiva de pacientes

Huéspedes en su propia tierra

Los indígenas misquitos de Honduras por fin son dueños del suelo que han pisado durante siglos, pero no sin haber luchado por él

EL PAÍS RECOMIENDA

Barceló: “Pintar es, casi siempre, hacer cosas en vano”

El pintor exhibe sus últimos lienzos en París e inaugura una muestra

Los ensayos que no interesan a las farmacéuticas

La plataforma SCReN compara estrategias sin interés comercial pero con beneficios

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana