Tragedia ferroviaria en Barcelona

La Generalitat eleva a 13 los muertos en la estación de Castelldefels

Blanco asegura que la estación de Castelldefels cumple "la normativa de seguridad".- Dos colombianos y cinco ecuatorianos entre los fallecidos.- Sólo ocho fallecidos han sido identificados.- Una edil de la localidad había advertido de que la estación podía ser una "ratonera".- Las víctimas cruzaron las vías por un lugar indebido cuando iban a celebrar San Juan en la playa.

J. GARCÍA / C. S. BAQUERO / S. OLIVER / H. BELMONTE Castelldefels | Madrid 24 JUN 2010 - 19:18 CET

MARIANO ZAFRA | JORDI CLAPERS | NACHO CATALÁN / EL PAÍS

La tragedia de la estación de Castelldefels ha subido esta noche en un grado de dramatismo. La consejera de Justicia de la Generalitat, Monserrat Tura, ha elevado el número de muertos de 12 a 13 a tenor de los análisis de los restos de los fallecidos realizados por los forenses. La mayoría son jóvenes y de origen latinoamericano. De las 13 víctimas mortales, ocho ya están identificadas -siete hombres y una mujer-, mientras que de los cinco restantes, cuya identidad todavía se desconoce, Tura sólo ha podido avanzar que se trata de dos hombres y tres mujeres. Mientras, de los 14 heridos en el siniestro, diez permanecen hospitalizados (sus edades oscilan entre los 15 y los 25 años, salvo una mujer de 45), de las cuales tres son mujeres cuyo estado es crítico. La mayoría de las víctimas proceden de Ecuador, Bolivia y Colombia.

El accidente se produjo sobre las 23.23 del miércoles, en plena verbena de San Juan, poco después de que el grupo, compuesto por una treintena de personas, bajara de un convoy de Cercanías y se dirigiera a la playa cruzando las vías. "Todo parece indicar que el accidente ha ocurrido por una imprudencia al saltar a las vías del tren sin cruzar por el paso", ha afirmado el ministro de Fomento, José Blanco. La estación de Castelldefels cumple con "toda la normativa de seguridad vigente", según Blanco , quien ha visitado esta tarde a las víctimas del accidente.

El cónsul de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellana, se ha puesto en contacto con sus homólogos de Colombia, Chile y Bolivia en Barcelona dado que entre las víctimas se encuentran personas de estos países. La embajada colombiana ha confirmado que hay dos personas de esta nacionalidad entre los fallecidos. Los dos cadáveres han sido ya identificados. Se trata de John Mauricio Osorio, de 33 años, y Jorge Eliécer Serrano, de 37. El cónsul de Ecuador ha indicado que además al menos cinco ecuatorianos han muerto también en el siniestro, tras haber conversado con las familias de ellos.

Los cuerpos de las víctimas han sido trasladados al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia de Barcelona. El consejero catalán de Interior, Joan Saura, asegura que su identificación "no será fácil" y que en algunos casos puede tardar días. En principio, los trabajos de los forenses se prolongarán al menos hasta mañana. "La mitad de los cuerpos son irreconocibles", ha explicado la consejera de Justicia de la Generalitat, Montserrat Tura, desde el Instituto de Medicina Legal.

Tura ha informado que están pidiendo que la sesentena de familiares de los posibles muertos que se han presentado en el Instituto, en la Ciudad de la Justicia den a los forenses detalles físicos que les puedan ayudar. Un pequeño porcentaje de los cuerpos tendrá que ser identificado "a través de pruebas de ADN", ha añadido. La consejera también hizo notar que hay más familias que cuerpos en el Instituto, de manera que algunos jóvenes desaparecidos puede que alargaran la verbena y no hayan vuelto a casa, ha explicado.

Se trata del segundo accidente ferroviario más grave en España en 30 años. En 2008, 35 personas fueron arrolladas en España por un tren, según la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios. El 96% de los accidentes con víctimas mortales "tuvieron su causa en el comportamiento indebido de personas ajenas al ferrocarril", según un informe de la comisión.

Investigación del siniestro

El juzgado de Gavá, de guardia la pasada noche, ha abierto diligencias previas para investigar el accidente, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El juez ha ordenado una segunda inspección en la estación para avanzar lo más rápidamente posible en la identificación de los cadáveres. Además, la caja negra del tren está ya a disposición del juzgado para efectuar las pruebas periciales oportunas. En paralelo a esta investigación, Renfe y Adif también tratarán de esclarecer los hechos.

El Ayuntamiento de Castelldefels ha celebrado esta tarde un pleno extraordinario en el que todos los grupos municipales han leído un manifiesto de pésame a los familiares y amigos de las víctimas del accidente . Una edil de ERC, Angels Coté, advirtió en noviembre de 2009 en un pleno municipal que el renovado apeadero donde se produjo el accidente podía ser "una ratonera en la noche de San Juan y en los meses de julio y agosto", informa Efe. "Nos han cerrado el puente y, por tanto, no podemos subir desde el andén por el exterior y, además, aunque salgas de prisa quedas en una ratonera, porque la salida es muy lenta con estos torniquetes de hierro", indicaba entonces la edil. Diez vigilantes de Renfe iban a entrar en servicio en la estación sólo siete minutos después de que se produjera el accidente con el objetivo de controlar la avalancha de ciudadanos que suele producirse en la celebración de la noche de San Juan.

El subterráneo estaba abierto y señalizado

Testigos del accidente se referían también a la temeridad como la causa del accidente. Antes de viajar a Barcelona, el ministro Blanco había indicado desde Luxemburgo que todo apuntaba a "una imprudencia", al tiempo que ordenó abrir una investigación. El titular de Fomento ha acelerado su último consejo de ministros de Transporte de la Unión Europea para visitar a las víctimas y familiares y ha llegado poco antes de las siete de la tarde a Barcelona.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, también ha hablado de un "gesto de imprudencia" y ha indicado que las víctimas debían haber esperado unos minutos antes de arriesgar sus vidas. Andrés, propietario de una tienda de víveres frente a la estación, ha explicado que vio cómo un grupo de 20 o más personas trataba de cruzar las vías para acceder a la playa sin hacer uso del paso. "Me metí en la tienda y justo cuando entraba oí un ruido como si aplastaran piedras", contaba en plena conmoción. "Luego me di cuenta. No eran piedras, eran personas. Les había pasado el tren por encima. Creo que todo se debió a una imprudencia", repetía.

Algunos testigos aseguran sin embargo que el paso subterráneo estaba cerrado, lo que obligó a las víctimas a cruzar por el tendido. Este extremo ha quedado desmentido después por, entre otros, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que sostiene que el paso estaba "en servicio y suficientemente señalizado". El alcalde de Castelldefels, Joan Sau, ha dicho en declaraciones a la Ser que estaba abierto y que si se hubiese usado "no estaríamos hablando de esta tragedia". El consejero Saura también ha hecho hincapié en que el grupo "decidió pasar por donde no debía". La confusión puede deberse a que a pocos metros hay un paso elevado sobre las vías del tren que se cerró en octubre, cuando se inauguró el subterráneo con la remodelación de la estación.

Testigos denuncian que el paso estaba colapsado

El secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, ha añadido que la estación se remodeló en 2009 y que cumplía todas las prescripciones legales, al igual que las normas de seguridad y accesibilidad. "Contaba con una señalización que estaba bien hecha y tenía un servicio de megafonía que indicaba que no se deben cruzar las vías", ha explicado. Adif recuerda que, en todo caso, el cruce de las vías está prohibido. Vecinos de Castelldefels que residen cerca del apeadero -muy concurrido en la época de verano pues comunica directamente con la playa- sostienen que en esta estación ha habido más accidentes, ya que los pasajeros suelen cruzar las vías directamente haciendo caso omiso de los pasos existentes.

Otros testigos han señalado como causa que había una aglomeración en el paso o que incluso éste estaba colapsado por el números de personas que querían llegar a la playa a disfrutar de la fiesta. Al parecer, el paso, de 3,5 metros de ancho según informa Fomento y dotado de escaleras y ascensores, estaba muy lleno y la impaciencia llevó a las víctimas a cruzar por la vía. Al respecto, el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, ha indicado que unas 700 personas viajaban en el Cercanías, que puede transportar a mil, y que la gran mayoría optó por el subterráneo. A su juicio, los fallecidos y heridos actuaron de manera negligente. "No sé tenía que hacer", ha dicho Nadal en relación al cruce por encima de las vías. "Habrá que ver si el paso subterráneo estaba colapsado o no", ha afirmado al ser preguntado sobre el estado de la salida.

El tren iba a 139 kilómetros por hora

Por otro lado, los que vieron el accidente señalaban que el tren iba a gran velocidad, pero hay que tener en cuenta que no tenía parada en esa estación. Según fuentes de Renfe, el conductor vio al grupo de personas cruzando las vías en el último momento pero no pudo reaccionar, pese a que utilizó alarma de señalización. En el momento del suceso el tren circulaba a 139 kilómetros por hora y, en esas circunstancias, la distancia recorrida desde que se activa el freno hasta de se detiene el convoy es de un kilómetro.

El conductor ha dado 0,0 en el control de alcoholemia y se encuentra en estado de shock a raíz de los hechos. La consejera de Salud, Marina Geli, ha confirmado que el maquinista tuvo que recibir apoyo por la conmoción al igual que las personas que han acudido al centro cívico de Castelldefels para informarse sobre el paradero de las víctimas.

A la espera de las conclusiones de la investigación, Montilla ha pedido "prudencia" y ha asegurado que es el momento de estar con las víctimas.

Una mujer, en estado de extrema gravedad

Montilla -que ha declarado hoy jornada de luto oficial en Cataluña-, Saura, y la consejera de Salud, Marina Geli, han visitado junto al alcalde de Castelldefels el escenario del accidente, al que el Servicio de Emergencias Médicas envió 24 ambulancias y 15 vehículos de bomberos en el momento del siniestro. Según la Generalitat, cuatro de los 14 heridos han sido dados de alta -uno del hospital de Viladecans, dos del hospital Clínic de Barcelona y uno del hospital general de l'Hospitalet-. Geli ha manifestado que hay "esperanza" para los diez heridos todavía ingresados, aunque tres están estado "muy grave". Ha mostrado preocupación por una mujer en estado "extrema de gravedad" en el hospital de Bellvitge: "Nos preocupa la vida especialmente de esta mujer de 25 años". Los heridos sufren politraumatismos y en algunos casos ha sido preciso operar. Entre los heridos hay dos menores -15 y 16 años-, ocho son mujeres, seis hombres y la gran mayoría no supera los 28 años.

A las dos de la madrugada, agentes de los Mossos d'Esquadra (policía autonómica catalana) tomaban declaración a varios de los supervivientes. Hasta la estación fueron trasladados varios equipos de psicólogos para atender a las víctimas y de medicina legal para recoger los cuerpos y proceder a su reconocimiento. Además, el servicio de Protección Civil activó a medianoche la fase de emergencia uno del plan de de Cataluña y habilitó el centro cívico Frederic Mompou de Castelldefels para atender a los familiares de las víctimas. Un miembro de los servicios de emergencia relató a este periódico que era "una absoluta masacre. Había cuerpos descuartizados esparcidos por las vías". La línea de Renfe R2 Sur ha quedado restablecida desde las 12.30 tras el corte sufrido en el tramo de Castelldefels-Sitges por el atropello. El convoy del accidente permanecía en la vía para permitir el trabajo de la policía científica y demás cuerpos desplazados, hasta que la juez ha permitido que lo retiraran. Renfe había habilitado un servicio alternativo por carretera de 55 autocares para realizar el recorrido cerrado y un equipo de 22 personas de atención al cliente e información.Geli, ha confirmado que el maquinista tuvo que recibir apoyo por la conmoción al igual que las personas que han acudido al centro cívico de Castelldefels para informarse sobre el paradero de las víctimas.

A la espera de las conclusiones de la investigación, Montilla ha pedido "prudencia" y ha asegurado que es el momento de estar con las víctimas.

Una mujer, en estado de extrema gravedad

Montilla -que ha declarado hoy jornada de luto oficial en Cataluña-, Saura, y la consejera de Salud, Marina Geli, han visitado junto al alcalde de Castelldefels el escenario del accidente, al que el Servicio de Emergencias Médicas envió 24 ambulancias y 15 vehículos de bomberos en el momento del siniestro. Según la Generalitat, cuatro de los 14 heridos han sido dados de alta -uno del hospital de Viladecans, dos del hosplital Clínic de Barcelona y uno del hospital general de l'Hospitalet-. Geli ha manifestado que hay "esperanza" para los diez heridos todavía ingresados, aunque tres están estado "muy grave". Ha mostrado preocupación por una mujer en estado "extrema de gravedad" en el hospital de Bellvitge: "Nos preocupa la vida especialmente de esta mujer de 25 años". Los heridos sufren politraumatismos y en algunos casos ha sido preciso operar. Entre los heridos hay dos menores -15 y 16 años-, ocho son mujeres, seis hombres y la gran mayoría no supera los 28 años.

A las dos de la madrugada, agentes de los Mossos d'Esquadra (policía autonómica catalana) tomaban declaración a varios de los supervivientes. Hasta la estación fueron trasladados varios equipos de psicólogos para atender a las víctimas y de medicina legal para recoger los cuerpos y proceder a su reconocimiento. Además, el servicio de Protección Civil activó a medianoche la fase de emergencia uno del plan de de Cataluña y habilitó el centro cívico Frederic Mompou de Castelldefels para atender a los familiares de las víctimas. Un miembro de los servicios de emergencia relató a este periódico que era "una absoluta masacre. Había cuerpos descuartizados esparcidos por las vías". La línea de Renfe R2 Sur ha quedado restablecida desde las 12.30 tras el corte sufrido en el tramo de Castelldefels-Sitges por el atropello. El convoy del accidente permanecía en la vía para permitir el trabajo de la policía científica y demás cuerpos desplazados, hasta que la juez ha permitido que lo retiraran. Renfe había habilitado un servicio alternativo por carretera de 55 autocares para realizar el recorrido cerrado y un equipo de 22 personas de atención al cliente e información.

El maquinista da negativo en la prueba de alcoholemia y recibe atención psicológica

El conductor del tren que anoche arrolló mortalmente a 12 personas en el apeadero de Castelldefels quedó en estado de shock tras el accidente y tuvo que recibir asistencia psicológica. El hombre fue sometido a la prueba de la alcoholemia, que dio negativo (0,0 miligramos por litro de aire aspirado).

La consejera de Salud del Gobierno catalán, Marina Geli, indicó que el maquinista tuvo que recibir apoyo por la conmoción que le ha provocado la tragedia. Lo mismo que las personas que ayer y hoy se han acercado al centro cívico habilitado en Castelldefels para solicitar información sobre el paradero de sus familiares y amigos.

El conductor, según Renfe, iba a la velocidad adecuada. Los trenes no tienen obligación de reducir la velocidad a la entrada de una estación en la que no tienen que parar. Según algunos testigos del trágico suceso, el Altaria no pitó hasta pocos metros antes de entrar en la estación.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

Primeras imágenes desde el lugar de la tragedia / AGENCIA ATLAS

Estas imágenes fueron grabadas por un vecino instantes después del accidente ferroviario en Castelldefels (Barcelona), en el que han muerto 12 personas y otras 12 han resultado heridas, tres de ellas, graves. / AGENCIA ATLAS

El Ayuntamiento de Castelldefels ha guardado un minuto de silencio por las doce víctimas del accidente de tren antes de comenzar el pleno de esta tarde. / AGENCIA ATLAS

El ministro de Fomento, José Blanco, ha declarado esta tarde en la estación de Castelldefels que la razón más probable del atropello múltiple ha sido la "imprudencia" de atravesar las vías sin utilizar el paso subterráneo."Como todos somos conscientes de que no se puede cruzar por una autovía, hay que tener la misma prudencia por las vías del tren", dijo. / AGENCIA ATLAS

FOTOGALERIA: Paso subterráneo

Un grupo de personas camina por el paso subterráneo en Castelldefels. El alcalde de la localidad, Joan Sau, ha asegurado que si se hubiese usado "no estaríamos hablando de esta tragedia".

Últimas noticias

Ver todo el día

La Junta se compromete a potenciar el cine andaluz

EFE

Susana Díaz se reúne con representantes del sector para elaborar una ley

CC OO pide a la Junta una mayor apuesta en políticas de igualdad

"Hay que decirle al Gobierno andaluz que eche coraje y narices", defiende el sindicato

Moral light of Mexico’s left walks out on party he founded

Cuauhtémoc Cárdenas disagrees with the way current leaders are running the PRD

Botella readmite a 25 despedidos al quebrar una empresa municipal

La justicia había anulado el ERE aprobado tras el hundimiento de la sociedad, censurando además las maniobras financieras del Ayuntamiento que provocaron su elevada deuda

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana