Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda 'abertzale' ofrece una negociación, pero sin condenar a ETA

La propuesta se basa en los principios 'Mitchell' que originaron el proceso de paz de Irlanda del Norte

La izquierda abertzale ha ofrecido este sábado en Venecia una negociación inspirada en el proceso de paz irlandés. Sin condenar la violencia de ETA, Jone Goirizelaia, abogada de Arnaldo Otegi y representante de Ezker Abertzalea, ha afirmado que su grupo se compromete a asumir los principios Mitchell, en referencia al senador estadounidense George Mitchell, que sentó las bases de la negociación que resolvió el conflicto de Irlanda del Norte.

Goirizelaia ha leído la oferta de su grupo en la sesión matinal de la Conferencia sobre procesos de paz y resolución de conflictos, organizada por el Centro Pace y el ayuntamiento veneciano en la Biblioteca Marciana de la ciudad de los canales, a un paso de la catedral de San Marcos. El comunicado se titula Un primer paso para el proceso democrático, principios y voluntad de la izquierda aberztale, y consta de un largo y retórico preámbulo y de siete puntos.

El séptimo es el más sustancioso. Tras reiterar su compromiso con la oferta de Anoeta de 2004, Batasuna pide la apertura de "un proceso de diálogo y acuerdo multipartito" regido, indica, "por los principios del senador Mitchell". Y afirma: "Por otro lado, debe establecerse un proceso de negociación entre ETA y el Estado español que verse sobre la desmilitarización del país (vasco), la liberación de presos políticos vascos, la vuelta de los exiliados y un tratamiento justo y equitativo al conjunto de víctimas del conflicto".

Los principios Mitchell, que fue enviado como mediador a Irlanda del Norte por la administración Clinton, son estos: utilizar únicamente medios democráticos y exclusivamente pacíficos para resolver los asuntos políticos; desarme de las organizaciones paramilitares; renuncia al uso de la fuerza o a la amenaza de las armas para influir en el resultado del proceso de paz, aceptación de todo lo acordado en la mesa multilateral, y condena de todas las expresiones de violencia callejera, con la obligación de ejecutar las acciones que fueran precisas para evitarla.

Tras leer el comunicado, recibido con aplausos por las 50 personas que llenaban la bellísima sala adyacente a la Librería Sansoviana, Jone Goirizelaia ha respondido a algunas preguntas de este diario, aunque ha evitado diversas cuestiones alegando que "los tiempos" no le permitían "hablar ahora" y que lo harán "en unos días". "No se trata de un Anoeta bis", ha dicho la abogada. "Hay novedades en los siete puntos. Es el inicio de un camino nuevo. Un paso más".

¿Tiene el comunicado el consenso de toda la izquierda abertzale y el apoyo de ETA? "Hay un debate abierto". Pero ustedes no condenan explícitamente la violencia. "¿Usted conoce los principios Mitchell? Asumirlos supone un compromiso nuevo". ¿No responderá esta nueva oferta a la oferta a la extrema debilidad de Batasuna, sancionada además por el tribunal de Estrasburgo? "Los análisis sobre nuestra debilidad se hacen todos los días, a todas horas. Creemos que es el momento de empezar a trabajar por una paz verdadera. La sociedad quiere soluciones, y ésta es una solución muy concreta".

Durante la jornada de tarde, se ha proyectado un mensaje grabado en vídeo donde interviene Arnaldo Otegi, actualmente en prisión. Junto a la portavoz de Otegi, en la mesa de Venecia se han sentado el abogado sudafricano y mediador en diversos conflictos, entre ellos el vasco, Brian Currin; el ex miembro del IRA y diputado del Sinn Feinn Raymond McCartney, y Emine Ayna, representante del partido kurdo DTP.

Gerry Adams, presidente del Sinn Fein, y Nelson Mandela, ex presidente surafricano y Nobel de la Paz, también han enviado mensajes en vídeo. En declaraciones a Gara, Adams pidió ayer la inmediata liberación de los presos de Batasuna.

Currin hizo lo mismo en Venecia, tras apoyar sin fisuras ante este enviado lo que calificó como un "significativo e innovador movimiento de la izquierda abertzale". El mediador, que ha trabajado con la izquierda abertzale durante los últimos 18 meses y es uno de los artífices del documento, ensalza la "profunda discusión" que se ha producido "durante los últimos 14 meses en el entorno de Batasuna, en reuniones celebradas en el País Vasco y fuera de él".

¿Significa eso que ETA está dispuesta a dejar las armas y ha aprobado el documento? "Esto es solo el principio. Yo espero que ETA dé la bienvenida a la declaración, y si Madrid libera a los presos, no veo porqué ETA no debería declarar un alto el fuego definitivo. Eso sería lo lógico. En la mención de los principios Mitchell está implícita la obligación de renunciar a la violencia y entregar las armas. Y yo tengo la esperanza de que ETA declare el alto el fuego permanente".

Currin entiende, de todos modos, que Madrid y el resto de fuerzas políticas reciban la declaración de Venecia con escepticismo. "La historia es la que es, y ha habido muchas treguas no cumplidas. Pero en el pasado nunca ha habido una oferta como ésta".

Currin concluye revelando que la declaración que tenían previsto hacer pública este mes Arnaldo Otegi, Rafa Díez Usabiaga, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez, antes de ser encarcelados el 13 de octubre en la prisión madrileña de Estremera, por orden del juez Baltasar Garzón, contenía una alusión a los llamados Principios Mitchell que condujeron al acuerdo de Viernes Santo.

Todos los agentes políticos que participaron en el proceso de paz irlandés, incluido el Sinn Féin, tuvieron que firmar y aceptar los Principios Mitchell para acceder a la mesa de diálogo, que posteriormente derivó en los acuerdos de Stormont.

La declaración de Venecia y Alsasua

La declaración de la izquierda abertzale leída este sábado en Venecia y en Alsasua consta de siete puntos. Éste es un resumen de los mismos:

1. La voluntad popular expresada por vías pacíficas y democráticas se constituye en la única referencia del proceso democrático de solución (...). La izquierda abertzale (...) se compromete solemnemente a respetar en cada fase del proceso las decisiones que (...) vayan adoptando los ciudadanos y ciudadanas vascas.

2. (...) Los marcos legales vigentes en cada momento no pueden ser obstáculo o freno a la voluntad popular libre y democráticamente expresada (...).

3. Los acuerdos a alcanzar (...) deberán respetar (...) [la] normativa internacional concerniente a los derechos humanos (...).

4. El diálogo político inclusivo y en igualdad de condiciones se constituye en la principal herramienta para alcanzar acuerdos entre las diferentes sensibilidades políticas del país (...).

5. En el marco del proceso democrático, el diálogo entre las fuerzas políticas debe tener como objetivo un acuerdo político resolutorio a refrendar por la ciudadanía (...).

6. El proceso democrático tiene que desarrollarse en ausencia total de violencia y sin injerencias, mediante la utilización de vías y medios exclusivamente políticos y democráticos (...).

7. Reiteramos nuestro compromiso con la propuesta de Anoeta. Conforme a la misma, debe establecerse un proceso de diálogo y acuerdo multipartito y en igualdad de condiciones entre el conjunto de fuerzas políticas del país que aborde la consecución de un marco democrático por el cual la ciudadanía pueda decidir libre y democráticamente sobre su futuro sin otro límite que la voluntad popular. Dicho proceso, entendemos, debe regirse por los principios del senador Mitchell. Mostramos nuestro compromiso con los mismos. Por otro lado, debe establecerse un proceso de negociación entre ETA y el Estado español que verse sobre la desmilitarización del país, liberación de presas y presos políticos vascos, vuelta de exiliadas y exiliados y un tratamiento justo y equitativo al conjunto de víctimas del conflicto.

Más información