Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M | La comisión parlamentaria

Un forense del 11-M discrepa del informe que descartó la existencia de terroristas suicidas

José Luis Prieto considera que el simple análisis de los cadáveres no permitía afirmar de forma categórica que no hubiera 'kamikazes' en los trenes

José Luis Prieto, experto en antropología forense y uno de los participantes en la identificación de los fallecidos en los atentados del 11-M, ha dicho hoy ante la comisión que, sólo con los datos de las autopsias, no se podía afirmar con rotundidad que no hubiera terroristas suicidas, discrepando así del informe de la directora del Instituto Anatómico Forense, Carmen Baladía, que descartaba la existencia de kamikazes.

Prieto, que había sido citado como subdirector del Instituto Anatómico Forense pero ha aclarado que no ostenta ningún cargo directivo en el Instituto, ha señalado ante los comisionados que él no realizó autopsias completas, no elaboró informes sobre los exámenes forenses y no tuvo acceso a ninguno de ellos. Tampoco conoció los resultados de las pruebas de ADN.

A juicio de Prieto, no se puede afirmar tajantemente que no había terroristas suicidas entre los fallecidos en los atentados del pasado 11 de marzo, ya que el simple examen de los cuerpos no permitía una afirmación tan categórica. "Los forenses podíamos establecer que unos cadáveres tenían tales lesiones que les situaban muy cerca o no del foco de la explosión, pero en ningún caso eso nos va a permitir decir qué intencionalidad tenía la víctima", y es a la policía, ha dicho, a la que le corresponde determinar cuál es esa intencionalidad.

Prieto ha discrepado así del informe firmado el 17 de marzo por la directora del Instituto Anatómico Forense, Carmen Baladía, que aseguraba que, tras completarse las autopsias, quedaba demostrado que no hubo ningún terrorista suicida en los trenes. Baladía, en su declaración ante la comisión el pasado día 6, se reafirmó en las conclusiones del informe, que redactó para el entonces director general de Relaciones con la Administración de Justicia Carlos Lesmes.

Un informe del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) fechado el 15 de marzo, mostrado a los comisionados en sesión secreta el pasado martes, definía la masacre en Madrid como un "atentado suicida", lo que generó dudas en algunos grupos parlamentarios de la oposición sobre la existencia o no de terroristas suicidas entre los fallecidos. Prieto ha relatado que se ordenó realizar a un cadáver exámenes químicos, aunque ha reconocido que en ningún momento tuvo conocimiento del resultado de tales pruebas.

El experto en antropología forense ha criticado que la realización de las autopsias quedara paralizada la noche del día 12 de marzo en el Pabellón 6 de IFEMA para continuar las labores de identificación en el depósito de La Almudena, lo que retrasó el trabajo durante varias horas. Según Prieto, la experiencia tras el 11-M debería aprovecharse para lograr una mejor coordinación entre los diferentes equipos forenses, tanto a nivel nacional como internacional.