Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada español debe en fármacos de hospitales 135 euros

Cantabria, Comunidad Valenciana y Castilla y León, regiones más morosas

Cada español debe, de media, 135 euros en medicamentos hospitalarios. Es el resultado de una deuda, la de la farmacia hospitalaria, que no deja de crecer. En cantidad y en tiempo: la media de pago de unas comunidades autónomas asfixiadas y con los presupuestos esquilmados tardan 525 días, de media, en saldar sus facturas, según los datos a 31 de diciembre de Farmaindustria, la patronal del sector. Las comunidades más morosas son Cantabria, donde si se analiza la deuda -180 millones de euros- se desprende que cada ciudadano debe 305 euros; la Comunidad Valenciana, 253 euros; y Castilla y León, con facturas impagadas en fármacos para hospitales por valor de 224 euros por habitante. Estas tres regiones, además, tardan más de 800 días en cubrir sus facturas. Un retraso muy superior a los 50 días que manda la ley. La situación, alerta Farmaindustria es "dramática" para los laboratorios e incluso "puede llegar a poner en riesgo el suministro de medicamentos estratégicos en términos de normalidad".

Las regiones más cumplidoras -en cantidades y en tiempo- son Navarra, donde cada ciudadano adeudaría 22 euros; País Vasco, con 17; y Ceuta y Melilla, con una deuda de solo cinco euros por habitante. Sin embargo, solo las dos ciudades autónomas cumplen la normativa en plazos, ya que afrontan sus pagos en 28 días. Navarra y el País Vasco tardan 73 y 70, respectivamente.

La deuda en farmacia hospitalaria ha crecido un 36% respecto a 2010. A pesar de esto, Farmaindustria asegura que las ventas a hospitales se han estancado (subieron un 1,1% en 2011, según sus cifras). La Federación en Defensa para la Sanidad Pública (FADSP) asegura que ese gasto sigue incrementándose. "Aunque sea modestamente, hay que tenerlo en cuenta a la hora de pensar en las reducciones presupuestarias", afirma Marciano Sánchez Bayle.

Luis Poveda advierte de que la situación está generando problemas en su gestión diaria. "Todavía no hay desabastecimiento, pero sí problemas de suministro de algunos productos provenientes de empresas no multinacionales y que tienen productos exclusivos", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 2012