Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los héroes olvidados

Las realizadoras Iurre Telleria y Enara Goikoetxea presentan 'El último paso' - El documental recoge testimonios de la Red Comète

Un buen día, en 2005, buscando historias para realizar un documental, Iurre Telleria y Enara Goikoetxea se encontraron con Florentino Goikoetxea. El baserritarra de Hernani había fallecido en 1980, pero su vida, antes de que terminara desapareciendo con el paso del tiempo, debía ser contada. Goikoetxea, al igual que cerca de 2.000 personas, procedentes de distintos puntos de Europa, según cifras de los especialistas, fue un eslabón de la Red Comète. Los voluntarios que ayudaron a escapar a los aliados perseguidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

"Alguien nos habló de Florentino, de un contrabandista vasco, pero ya ni recordamos quién nos lo dijo", explicó ayer Enara Goikoetxea, durante la presentación del documental, que se estrenará en el País Vasco este viernes, y en Madrid y en Barcelona la próxima semana. Goikoetxea, al igual que otros vascos radicados en uno y otro lado de la frontera, hicieron de llave, de la llave con la que franquear la última puerta para que los combatientes aliados a través de la península pudieran escapar del nazismo.

Las directoras rescatan la figura de Florentino Goikoetxea, un voluntario vasco

El filme se estrenará el próximo viernes en los cines de Euskadi

El trabajo de Telleria y Goikoetxea, El último paso, nació "como algo muy local" pero a medida que las labores de documentación, las entrevistas y la financiación iba aumentando pasó a convertirse en "algo global". El resultado es el relato de aquellos héroes, de unos testimonios que corren el riesgo "de desaparecer". Al menos aquí, en España, donde, por ejemplo, la figura de Florentino Goikoetxea sigue siendo en parte una gran desconocida.

"Teníamos tantas cosas que contar, que muchas se han quedado fuera", aclararon las directoras. Antes de comenzar a grabar ninguna de las escenas, Telleria se enfrascó durante tres años en las labores de documentación, porque, las directoras, como contaron ayer, al embarcarse en el proyecto tenían un objetivo muy claro: la fidelización con la historia. Después vendría el rodaje. En 2008, viajaron hasta Inglaterra, al año siguiente recalaron en Francia y en Bélgica, y en 2010 terminaron de recopilar los testimonios de los de casa. El resultado es un documental, editado en cuatro idiomas, español, euskera, inglés y francés y que algunas televisiones, como la australiana, ya han emitido.

Los relatos de los supervivientes, como el de Stanley Hope, un aviador británico de 90 años que acabó siendo capturado por los nazis, se entremezclan con ambientaciones de los paisajes y los momentos vividos por estos héroes anónimos. Telleria y Goikoetxea, a su vez, llevarán parte del material que no han utilizado hasta los colegios de San Sebastián, Madrid, Barcelona y Málaga. Además, la web elultimopaso.net y un blog creado para la ocasión harán de plataformas para la difusión de este material y así cumplir con "el deber de la memoria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2011