Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catalina Portas / A Vida Portuguesa

Objetos únicos

Hace siete años, Catarina Portas era una periodista que estaba prácticamente en el paro. Hoy, sus negocios facturan casi dos millones de euros al año. Esta empresaria de 42 años asumió el desafío de trabajar para la recuperación de la tradición portuguesa, y comenzó el negocio con una amiga, con 2.000 euros de inversión. "Nunca había tenido una tienda". Quería hacer un libro sobre productos antiguos. Recopilaron una buena cantidad de ellos, y en Navidad de 2004 vendieron 70 cajas fabricadas manualmente a una tienda en el Chiado lisboeta. Reinvirtieron lo ganado y, en la actualidad, A Vida Portuguesa es conocida como la tienda, en Lisboa y en Oporto, que vende productos y marcas ancestrales. Los aceites Triunfo, Saloio y Santa María, que se venden en las latas de toda la vida, desde 1878, los lápices Viarco, con los diseños históricos, la pasta dentífrica Couto, los jabones de manos Cabrita o los productos para limpiar metales de la fábrica Coraçao. "La recuperación de la tradición es un desafío, que no tiene nada que ver con saudade o nostalgia, sino con identidad", dice Portas.

» A Vida Portuguesa (www.avidaportuguesa.com). Rua Anchieta, 11. Lisboa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2011