Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Profesores y alumnos hacen 'horas extra' la noche antes de la huelga

Más de 35 centros de la región se sumaron a la "noche en verde" con actividades- Unos 49.000 docentes de 760 centros están llamados hoy a la huelga

Ismael Zheng, de 17 años, no oculta su rabia en una clase en el laboratorio de química: "Todos estos aparatos están sin usar, llenos de polvo, porque no hay profesores suficientes". La lección de ayer fue para él y sus compañeros una excepción, y no solo por el horario -comenzó a las diez de la noche- sino porque este año, en el Instituto Juan de la Cierva (Arganzuela), no se pueden hacer prácticas de laboratorio. El jefe de estudios, Chema Salguero, explica que han perdido 13 profesores con respecto al curso pasado por los recortes del Gobierno regional y por eso han decidido pasar una noche lectiva en vela. En señal de protesta y para que los chavales puedan, al menos un día, ver que el agua es hidrógeno y oxígeno.

"Esto merece la pena porque forma a los chavales", asegura una madre

"La escuela pública es de todos y forja la sociedad del futuro", dice un estudiante

La comunidad docente sigue en pie de guerra para exigir la retirada de las instrucciones de curso que el Gobierno de Esperanza Aguirre publicó en julio y que aumentan las horas lectivas de los docentes de 18 a 20 horas, lo que ha supuesto una reducción del profesorado. Ayer tocó el turno a los encierros en los institutos. Más de 35 centros de toda la región se sumaron a la "noche en verde" con distintas actividades en las que participaron profesores, padres y muchos alumnos. Sesiones de cine, charlas, teatro, deportes o hasta un taller de tartas para el desayuno fueron el preludio de la sexta jornada de huelga, convocada para hoy por los sindicatos de la enseñanza.

Después de cinco jornadas de paros en apenas un mes, lo lógico sería pensar que los ánimos de los profesores se van agotando: el seguimiento de las primeras jornadas bajó en las dos últimas convocatorias, pasando del 69% al 50%.Sin embargo, tanto el jefe de estudios del instituto Santa Teresa de Jesús, Antonio Romero, como la del Lope de Vega, Elisa Fraile, creen que el núcleo de los docentes más comprometidos (es decir, los que hicieron huelga en la última convocatoria) se mantendrá en el paro de hoy. Eso a pesar del coste en la nómina: cada día de paro les supone entre 100 y 120 euros menos, informa Juan Antonio Aunión.

En los pasillos del Juan de la Cierva las clases de hoy se recuperaron esta madrugada, aunque con un tono mucho más divertido. Los alumnos pasaron la noche cambiando de un taller a otro. Hubo hasta sesión de planetario dentro de una gran carpa instalada en el patio. Paco Gómez, padre de un alumno de 4º de la ESO, tampoco quiso perdérselo. "Esto es una huelga japonesa que desmonta el argumento de la Consejería de Educación de que los profesores no quieren trabajar. Lo que quieren es trabajar bien", decía. Como él, otros 140 padres firmaron el consentimiento para que sus hijos pasaran la noche en el centro, al que ni siquiera le faltó un vigilante de seguridad en la puerta, contratado por la dirección.

Dentro del instituto se respiraba el aire de un campamento con reparto de pizzas incluido y en el que tampoco faltó la música. Alejandro Araújo, de 17 años, esperaba impaciente minutos antes de las diez de la noche para que comenzaran los talleres. Él se había apuntado al de Historia y Arte, que empezaba con un curso de batucada. Además de los bailes, Araujo no se olvidaba de la razón que los había reunido en el instituto: "La escuela pública es de todos, es intercultural y forja la sociedad del futuro". Este año, más de un mes después del comienzo del curso, entre los estudiantes se oyen cosas como estas. Una razón más que suficiente para que Ramiro Cañas y su mujer, padres de un alumno de 4º de la ESO y que miran desde la puerta del instituto el movimiento, apoyen las movilizaciones. Para ellos, se consigan o no las reivindicaciones, "esto ya ha merecido la pena porque ha formado a los chavales". Como a su hijo, dicen orgullosos, que ya les ha avisado de que después de la noche en vela y de dormir un poco esta mañana "volverá a clase aunque haya huelga porque es su obligación".

La de hoy es otra jornada importante en el calendario de movilizaciones, con el paro más amplio que en las anteriores convocatorias y una manifestación por la tarde. Esta vez, y después de muchas dudas, la huelga se ha ampliado a los niveles de infantil y primaria. Esas dudas se han traducido en que mientras CC OO, UGT y STEM han ampliado la convocatoria, ANPE y CSIF se han quedado fuera. Este año en infantil y primaria no ha llegado el recorte de interinos, pero ha sido muy importante la presión de los propios profesores a la hora de decantar la balanza de los sindicatos mayoritarios (las protestas educativas en Madrid se están caracterizando, entre otras cosas, por la fuerza del movimiento asambleario desde la base): se trata, explican numerosos profesores, de un malestar acumulado durante años por la política de la Consejería de Educación.

Así, unos 49.000 docentes de 760 centros están llamados a la huelga, que afectará a 650.000 estudiantes de entre tres y 18 años. A la espera de ver si se mantiene la alta movilización entre los docentes, en la hoja de ruta de las protestas ya está marcada la próxima cita. Habrá una séptima y octava jornada el 3 y el 23 de noviembre y movilizaciones que prometen ser masivas, como la manifestación de este sábado en Madrid, convocada por los sindicatos a escala nacional y a la que se espera que llegue gente de todas las comunidades.

Más movilizaciones

Hoy hay huelga de profesores de secundaria, primaria e infantil, y de alumnos.

A las 18.00, concentración en frente de la Consejería.

El sábado a las 12.00 hay una manifestación de carácter nacional en Madrid.

Y más huelgas los días 3 y 23 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 2011

Más información