Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los bailarines de Cuba no tienen fronteras"

San Lorenzo de El Escorial

La génesis del Cuban Classical Ballet (fundado en 2006) está en el Festival Internacional de Ballet de Miami, que en septiembre de 2011 llega a su 16ª edición. Pedro Pablo Peña lo fundó contra viento y marea y ha crecido hasta estar hoy considerado como uno de los eventos anuales más importantes de toda Norteamérica: "Me di cuenta de que había que reunir a los mejores bailarines cubanos que hay por todo el mundo y darles un marco estilístico, grupal, y sobre todo, para mantener las esencias de nuestra manera de bailar, algo que está demostrado no tiene fronteras. Así surgió el CCBM, que ya tiene 20 títulos en el repertorio y el Festival de Miami a partir de 2012 se amplía con galas a Los Ángeles y Nueva York, donde llevaremos también la compañía; el programa Noche española lo repetiremos en Miami: ha sido una experiencia fructífera y de mucha exigencia. La presencia de los bailarines españoles le da un valor simbólico muy especial para nosotros".

Peña se pone serio al sentenciar: "La diáspora de los bailarines cubanos es Historia con mayúsculas; sin duda alguna es la más numerosa e importante de todo el siglo XX después de la rusa. Muchos protagonistas de esta diáspora han pasado por España y esta es una relación que debemos seguir cultivando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 2011