Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MODESTO CRESPO | Primer plano | Cuatro nombres para una intervención

Un líder sombrío y religioso

Retrato de los principales responsables de la gestión de Caja Mediterráneo hasta su nacionalización

Modesto Crespo (Elche, 1943), expresidente de la CAM, escaló en la última década desde su negocio de automoción hasta la cúspide empresarial y financiera de Alicante. Crespo labró su ascenso con el apoyo del poder político hegemónico en la Comunidad Valenciana en ese periodo, el PP, y en concreto del exlíder de los populares valencianos Francisco Camps. A la sintonía política, Camps y Crespo sumaban un mismo ideario cristiano.

En todos los escalones por los pasó Crespo dejó su impronta: fuerte personalismo y su querencia por el oscurantismo para blindar su gestión. Este último aspecto le reportó sonoras disputas con miembros de la patronal.

El primer organismo que tuteló el empresario alicantino fue la Institución Ferial Alicantina, cuya presidencia ocupó desde 2002 hasta 2006. Antes ya había constituido la asociación de empresarios del metal de Elche. Desde este colectivo pasó a formar parte de la ejecutiva de la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (FEMPA). Esta lo designó, a su vez, representante en la directiva de la gran patronal alicantina, la Confederación de Empresarios de la Provincia de Alicante (Coepa). En este punto, según fuentes de la FEMPA, Crespo mostró su faz más conflictiva y personalista. La FEMPA acabó expulsando a Crespo de la organización en abril de 2004 por "deslealtad" y negarse a reconocer una deuda de 20.000 euros.

El conflictivo paso de Crespo por la federación del metal no fue óbice para que dos años más tarde, y de la mano de Camps, se aupara hasta la presidencia de la Coepa. Su opaca gestión en este organismo le deparó una demanda por parte de la FEMPA por supuesto agujero de 813.000 euros. El juicio se celebró el pasado mes junio. Todavía no hay sentencia.

Crespo dejó la Coepa para presidir la CAM en junio de 2009. Igualmente por deseo expreso de Camps, y pese a la resistencia del sector opuesto del PP en Alicante, los ripollistas (herederos del zaplanismo). Su gestión en la caja también estuvo marcada por la opacidad. El día en el que la CAM cosechó el mayor suspenso en las pruebas de solvencia, Crespo plantó al consejo para asistir a una reunión del patronato del Misteri d'Elx, organismo que también preside. -

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de julio de 2011