Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vallehermoso renace... sin estadio

El Ayuntamiento no tiene dinero para el coliseo que prometió - Se levantará un polideportivo de gestión privada

La piqueta empezó a agujerear el achacoso hormigón del estadio Vallehermoso el 14 de octubre de 2008. Acababan así 46 años de espectáculo deportivo y de triunfos y derrotas de atletas de primer nivel. Carl Lewis, Sebastian Coe y Edwin Moses, entre otros, volaron por sus calles. Las máquinas dejaron por todo recuerdo del estadio un gigantesco agujero de 12 metros de profundidad. Iba a ser por poco tiempo. Vallehermoso se iba a reconstruir: más moderno, con más capacidad, mejor dotado. Pero hoy el agujero sigue ahí, solo que cubierto de hierbajos. Ahora el Ayuntamiento de Madrid acaba de adjudicar a una empresa la construcción de un centro deportivo en el solar. Tendrá un pabellón, piscina, gimnasio, pistas de pádel... Pero no tendrá estadio. No hay dinero.

El Consistorio estaba dispuesto a pagar un canon a la adjudicataria

La ganadora ofreció no recibir dinero y mejoras como la piscina exterior

Una UTE liderada por la empresa de gestión deportiva Ingesport acaba de ganar el concurso de concesión de obra pública que convocó el Ayuntamiento. Se compromete a empezar las obras del nuevo centro deportivo a principios del año que viene y a acabarlas en 18 meses, lo que quiere decir que podrá abrir más o menos en el verano de 2013. Las obras le costarán algo más de 17 millones de euros. El proyecto que le ha presentado al Consistorio propone un edificio que queda parcialmente encajado en la pequeña colina que forma el terreno. Apenas sobresale una planta, y la fachada se ha diseñado como una piel formada por tubos de acero verde simulando el efecto de un bosque. La intención es que se confunda con los árboles del entorno.

El centro deportivo será de gestión privada -o indirecta, como le gusta llamarla al Ayuntamiento- pero público, es decir, que los vecinos podrán usarlo con el abono llamado Deporte Madrid. Formará parte de la red municipal y sus precios serán públicos para las actividades básicas, como en el resto de instalaciones municipales, pero podrá ofrecer clases o servicios extra que cobrará a precio de mercado. Contará con un pabellón polideportivo cubierto con capacidad para 1.000 espectadores, dos piscinas cubiertas (una de 25 por 16 metros y otra pequeña de enseñanza) con salida directa a un solarium y a otra piscina exterior, área de hidroterapia (spa), tres salas polivalentes para dar diferentes clases, pistas de pádel y una sala de 1.500 metros cuadrados de fitness y musculación.

Solo se presentaron al concurso dos ofertas. La ganadora ofreció mejoras no previstas en el pliego de condiciones como la piscina exterior, un aparcamiento subterráneo de 400 plazas y la gran sala de máquinas, entre otras. Lo cierto es que el Ayuntamiento no está como para ponerse exquisito. Un concurso anterior, que incluía la construcción del estadio, quedó desierto. No se presentó nadie. Esta vez el Consistorio estaba dispuesto incluso a pagar un canon a la empresa, y no al revés, que es lo habitual. Hasta 400.000 euros al año tenía pensado ofrecer a quien quisiera construir y gestionar un polideportivo en Vallehermoso. Finalmente, la oferta ganadora es de canon 0, es decir, no le paga nada al Ayuntamiento pero este tampoco a ella. La empresa tiene 40 años, lo que dura la concesión, para rentabilizar la inversión.

El proyecto incluye una petición del Ayuntamiento: una sala de armas para practicar esgrima situada en el primer sótano. En el antiguo Vallehermoso se practicaba este deporte, así que el Consistorio ha exigido esta sala, que la empresa le cederá y él, a su vez, se la cederá previsiblemente a la Federación de Esgrima.

Con esta adjudicación acaban por tanto años de dejadez y de críticas de los vecinos de Chamberí, que veían cómo pasaba el tiempo y el solar seguía sin uso. El anterior proyecto, que sí incluía el estadio y un gran aparcamiento justo debajo, costaba 112 millones de euros. Demasiado como para que interesara a un operador privado. Ahora, el futuro del estadio queda ligado a la capacidad económica del Ayuntamiento, que no es precisamente boyante (7.000 millones de deuda y retrasos de meses para pagar a los proveedores). Así que todo parece indicar que los atletas aún tardarán en volver a Vallehermoso.

Piscinas cerradas en Chamartín y la Concepción

Hace un año que cerró la piscina municipal de Chamartín. Con medio millón de euros del Plan E se iban a hacer obras para adaptar las calderas y mejorar la climatización. El Ayuntamiento esperaba volver a abrirla en enero, pero a media obra los técnicos descubrieron que se estaban desprendiendo las bovedillas del techo de la piscina. Era necesaria una reforma en profundidad. La apertura, para marzo pasado. Pero una vez más, los plazos no se cumplen. La piscina, una de las mejores de Madrid, con 10 carriles, y de las pocas abiertas en fin de semana, sigue cerrada. Habrá cambios cuando vuelvan a entrar los nadadores: su gestión estará privatizada. Una decisión que critican los trabajadores públicos de los polideportivos. "Nos vamos a oponer. La gestión directa es la mejor, tanto en ahorro para las arcas municipales como por la calidad", asegura Juan Carlos Rodríguez Osuna, de UGT. La nueva fecha prevista de apertura es el primer trimestre del año que viene, asegura el Consistorio.

La de Chamartín no es la única piscina cerrada. El récord, en tiempo, lo tiene la de La Concepción, en el distrito de Ciudad Lineal. La piscina climatizada lleva "cerrada por obras desde el 3 de agosto de 2009", reza la página web. La de verano lleva cerrada nada menos que cuatro años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2011

Más información