Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Sanidad desplaza al liberal Westerwelle como 'número dos' de Merkel

El ministro de Sanidad, Philipp Rösler, será vicecanciller de Alemania y presidente del Partido Liberal Democrático (FDP). A sus 38 años, Rösler hereda ambos cargos del ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, que anunció el domingo su renuncia a presentarse a la reelección en el congreso de los liberales en mayo. El FDP participa en la coalición de Gobierno que la democristiana Angela Merkel preside desde 2009. Ayer en Berlín, Rösler expuso que "el presidente del FDP siempre es también vicecanciller" cuando el partido participa en una coalición. Es, dijo, solo un "primer paso" para recuperar apoyo. También es un síntoma de la profunda crisis liberal, que apenas tiene perspectivas de participar en un Gobierno a partir de 2013. Para Merkel, la situación abre una nueva etapa de incertidumbre.

Ha sido un cambio de escaso calado a pesar del dramático hundimiento del FDP en las encuestas. Tras tocar su histórico 14,7% de las generales de 2009, el FDP apenas supera en los sondeos el 5% necesario para entrar en el Parlamento. La debilidad de sus socios deja a Merkel en una situación delicada. Primero, porque no es fácil prever qué pasos dará el FDP de Rösler para afianzar su propio perfil. Segundo, porque un partido concentrado en la mera supervivencia política no es un socio viable para la próxima legislatura.

La joven guardia liberal, integrada por el secretario general, Christian Lindner, de 32 años, y el propio Rösler, ha tardado más de una semana en apuntillar al líder Westerwelle. Sendos descalabros electorales en las regionales de Baden-Württemberg y Renania-Palatinado han desatado un debate sucesorio latente desde hace meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011