ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 28 de febrero de 2011

La nueva Selectividad bate todos los récords de aprobados

El porcentaje pasa del 85% al 89% en 2010 - El aumento progresivo desde hace casi tres décadas se ha acelerado con unas pruebas que dan más facilidades

Nunca ha habido un porcentaje tan alto de alumnos aprobados en la Selectividad como con el nuevo sistema de Pruebas de Acceso a la Universidad que se estrenó el año pasado. Fueron casi nueve de cada 10 (el 89%) los bachilleres que superaron el examen de junio y septiembre, 3,5 puntos más que el año anterior y la cifra más alta registrada nunca (el Instituto Nacional de Estadística conserva datos desde 1982). Si en junio el salto ha sido de dos puntos respecto al año anterior (del 91% al 93%), en septiembre ha sido de ocho: del 66% al 74%.

¿Qué significa eso? Para el sociólogo de la Complutense Rafael Feito (que recuerda que ese porcentaje ha sido subiendo a lo largo de los años), es una buena noticia que dice que el sistema educativo español es más exigente de lo que generalmente se cree, y que alumnos y familias le van dando más importancia a la formación, sobre todo en tiempos de crisis. Sin embargo, dice, también "es posible que cada vez seamos más eficaces en la conversión de 2º de Bachillerato en una suerte de academia para preparar Selectividad". Y "esto sería especialmente triste", añade.

La parte obligatoria del proceso consta ahora de dos exámenes menos

Para otros, las pruebas han perdido parte de su sentido, el que se refiere a la comprobación de un mínimo de conocimientos y madurez antes de llegar a los campus. Así, ya solo sirve como "mecanismo de ordenación por notas para el acceso a los estudios más demandados y con mayor límite de plazas (Medicina, por ejemplo)", dice el expresidente de los rectores Juan Vázquez. Y coincide el presidente de la asociación estatal de directores de colegios e institutos públicos (Fedadi), José Antonio Martínez.

También lo admite implícitamente el director general de FP del Ministerio de Educación, Miguel Soler, cuando señala que la valoración del nivel general se hace realmente antes -"Si un alumno aprueba Matemáticas en Bachillerato, ¿por qué no iba a aprobar en Selectividad", dice- y, además, asegura que ya esperaba un aumento de aprobados porque con la nueva Selectividad "la parte común se reduce". Es decir, que hay más facilidades.

Las nuevas pruebas estrenadas el año pasado constan de dos partes: una obligatoria, la común, que marca acceder o no, y otra optativa para subir nota. Esa parte común tiene dos exámenes menos que antes (de seis o siete a cuatro o cinco en las autonomías con lengua cooficial). La única dificultad añadida del nuevo examen llega el año que viene: una prueba oral de idioma extranjero.

"No sé si es que las pruebas se han ido haciendo más fáciles o que subconscientemente ha ido actuando la necesidad de las universidades de atraer a más estudiantes", reflexiona Juan Vázquez. Desde principios de siglo, el alumnado universitario ha ido menguando mientras las universidades seguían creciendo: de tal manera que desde hace años parece claro que sobra oferta o faltan estudiantes. Y no parece que los aumentos de aprobados en Selectividad (Más de 185.000; 10.000 alumnos más que el año pasado y 20.000 más que hace dos) vayan a revertir de momento la situación.

Tampoco si se suman los aumentos generales de alumnado nuevo, que el ministerio calcula en unos 38.000 más. En la Selectividad para mayores de 25 años el porcentaje de aprobados también ha hecho récord, con el 60%, esto es 18.600 aprobados, 4.000 más que el año anterior. Además, hay que sumar los que empiezan una segunda carrera, extranjeros y, sobre todo, los titulados de FP superior (hace falta el Bachillerato para acceder) que tienen acceso directo a la Universidad. Estos últimos se asume que han crecido -aunque aún no hay cifras-, ya que desde el año pasado ya no se atienen a un cupo cerrado de plazas en cada carrera, sino que compiten con su nota del módulo profesional con el resto.

De ese modo, la parte opcional de la Selectividad parece la realmente significativa, pues marca esa ordenación por nota para entrar a las carreras más demandas: son dos exámenes que pueden subir hasta cuatro puntos extra (por eso, la nota máxima ya no es 10, sino 14).

Preguntadas algunas universidades, lo cierto es que en unas sí ha aumentado la competencia en algunas carreras y en otras no, en contra de lo que parecía en un principio. La nueva prueba "ha hecho que los números de preinscripciones hayan aumentado (ante la incertidumbre, los estudiantes se preinscriben en más universidades) mientras que los números de matrícula se han mantenido", explica el vicerrector de Docencia de la Universidad de Salamanca, José Ángel Domínguez. En Cantabria aseguran que tampoco ha habido grandes diferencias. Sin embargo, en Zaragoza han visto aumentar su matrícula de nuevo ingreso un 33% con respecto a hace dos cursos; en La Coruña han repuntado carreras como Química y Biología; y en La Laguna cubrieron plazas en junio nueve carreras más que el año pasado, entre ellas, Derecho y Relaciones Laborales.

Más de 185.000 titulados de Bachillerato han aprobado la nueva selectividad. / TANIA CASTRO

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana