Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas empresariales de 2010

Telefónica supera los 10.000 millones de beneficio por las plusvalías en Vivo

La operadora recortará plantilla en España, incluido el 6% de los directivos

Telefónica bate récords de beneficios pero quiere tener los pies en el suelo. La operadora ganó 10.167 millones de euros en 2010, el mayor reportado por una empresa española, con un incremento del 30,8% respecto a 2009. Pero la dura competencia y la caída del consumo por la crisis económica están afectando duramente a su negocio en España, por lo que ha anunciado que aplicará una reestructuración de plantilla en la filial nacional, que incluirá al 6% de los directivos.

El aumento espectacular de los beneficios se debe en gran parte a los extraordinarios derivados de la compra del 50% de Brasilcel, la sociedad que controlaba Vivo. Telefónica ha revalorizado el 50% que ya tenía en Brasilcel y se ha apuntado la diferencia como beneficio de acuerdo con las nuevas normas contables. Esas plusvalías se han visto en parte compensadas por las provisiones para la citada "adecuación de plantilla" y la corrección del valor de la empresa en Colombia. Sin esos extraordinarios, que en conjunto aportaron un balance positivo de 2.164 millones, el resultado neto hubiera crecido un 2,9%, y el resultado bruto operativo un 0,8%.

Aunque la crisis obligó a Telefónica hace tiempo a renunciar a los objetivos prometidos en 2007 para el año 2010, las plusvalías de Vivo sí le permiten superar el objetivo revisado en 2009 de situar el beneficio por acción por encima de 2,10 euros, al alcanzar los 2,25 euros. Para 2011, la compañía se ha fijado como meta un crecimiento de los ingresos de hasta un 2%, un margen de Ebitda en el rango alto de los 30% (respecto al 38% de 2010) y una inversión de unos 9.000 millones.

España, como le ha ocurrido a otras operadoras como Vodafone, ha sido la china en el zapato de sus resultados. Frente a un aumento de los ingresos del grupo del 7,1% empujados por Latinoamérica, la filial española vio cómo disminuían los suyos un 5%. La competencia y la bajada de precios hizo que el negocio de fijo (banda ancha y voz) cayera un 6,3% y el de móvil, un 4,6%.

La consecuencia es que mientras el beneficio operativo del grupo crece un 20,7%, el de España cae un 14,5%, por lo que la operadora ha decidido sacar la tijera y ajustar los costes. Los más directos son los laborales. La reducción de plantilla afectará a todo el mundo con un coste de 658 millones de euros, de los que 202 millones se han provisionado para España. La compañía no concretó el alcance del plan para la plantilla en general de alrededor de 35.000 personas, pero señaló que afectará a un 6% de directivos, alrededor de 250. Ahora se abrirá una negociación con los sindicatos que abordará también temas salariales, con la negociación del convenio que puede desligarse del IPC y externalizaciones.

Telefónica invirtió más de 10.800 millones en 2010. En España, aumentó su inversión el 8,4% hasta los 2.021 millones. La deuda financiera neta se incrementó en 12.042 millones respecto a la de 2009, situándose en 55.593 millones. Telefónica suma 287,6 millones de líneas en todo el mundo, que crecen a un ritmo del 7,2% interanual en términos orgánicos, con una ganancia neta orgánica de 19,2 millones de accesos.

Por otra parte, la retribución total para los miembros del consejo de administración ascendió a 27,619 millones en 2010, ligeramente superior a los 27,126 millones que percibieron en 2009.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011