Selecciona Edición
Iniciar sesión
Ola de cambio en el mundo árabe | La situación en Marruecos

Manifestaciones en Tánger y Rabat en apoyo a los egipcios

Las concentraciones de solidaridad con El Cairo reúnen a pocos marroquíes

Como otros muchos árabes los marroquíes viven desde hace semanas pegados a sus televisores sintonizando las dos grandes cadenas informativas árabes -Al Yazeera y Al Arabiya-, pero hasta ahora no se habían echado a la calle para expresar su solidaridad con los tunecinos y los egipcios que protestan.

El domingo por la noche se produjeron las dos primeras manifestaciones y ayer una tercera en Rabat.

Convocadas por la Asociación para la Tasación de las Transacciones y la Ayuda al Ciudadano (ATTAC), entre 100 y 150 personas, según testigos, se concentraron el domingo en la plaza tangerina de las Naciones.

"¡Mubarak, Mubarak, Arabia Saudí te espera!" era uno de los eslóganes más coreados por los manifestantes. El rey Abdalá de Arabia Saudí acogió, el 14 de enero, al derrocado presidente de Túnez, Zine al Abidine Ben Ali, y si el jefe de Estado egipcio se ve obligado a abandonar el país es posible que acabe en el mismo lugar.

"Pedimos vivir algún día en democracia", dice una activista

En Fez fueron más bien varias decenas de estudiantes los que improvisaron un cortejo solidario con los manifestantes egipcios en el que se mezclaron algunos gritos contra la carestía de la vida y la subida de sueldo concedida a los policías marroquíes.

"¡Mubarak lárgate!" y "¡Democracia para todos los pueblos árabes!" fueron los eslóganes que vociferaron varias decenas de manifestantes ante la Embajada de Egipto en Rabat rodeados por un gran despliegue policial.

La concentración había sido convocada por la independiente Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) y por la Organización Marroquí de Derechos Humanos (OMDH) vinculada al partido socialista. "Pedimos que el pueblo marroquí viva también algún día en democracia", declaró Khadija Ryadi, presidenta de la AMDH, a la agencia AFP.

Moulay Hicham, primo hermano del rey Mohamed VI, declaró en una entrevista publicada ayer por EL PAÍS que "Marruecos no será probablemente una excepción" en el norte de África sacudido por las protestas. "Casi todos los sistemas autoritarios resultarán afectados (...)", vaticinó.

Por ahora, el país permanece tranquilo aunque las autoridades parecen especialmente sensibles a todas las informaciones que apunten a que pueden producirse disturbios.

De ahí su rápida y enérgica reacción a una información divulgada el sábado por el Canal 24 Horas de TVE en la que se señalaba, recogiendo una nota de la web marroquí Hespress, que se habían enviado tropas del Sáhara Occidental a los suburbios de Casablanca y Rabat para reprimir hipotéticos disturbios. El Gobierno marroquí protestó ante el español a través de varios cauces.

Rabat sí ha desplazado a varias unidades de antidisturbios de las Fuerzas Auxiliares del Sáhara a Zak, en el sur del país, cuya población reivindica que su ciudad sea capital provincial y no una demarcación de otra provincia. La tribu de los ait toussa, una de las más beligerantes, encabeza la protesta.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2011