Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El especulador John Paulson ganó casi 3.700 millones en 2010

John Paulson, el gurú de los activos tóxicos, sigue engordando su ingente fortuna personal a un ritmo que impresiona incluso en Wall Street. El agresivo gestor de fondos neoyorquino, el mismo con el que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero desayunó en pleno ataque de los mercados contra la deuda soberana española, se embolsó 5.000 millones de dólares (casi 3.700 millones de euros) en 2010.

Son 1.300 millones más que la ganancia récord que obtuvo tres años antes, cuando siguió el camino contrario al resto de inversores y apostó por el colapso del mercado hipotecario en EE UU. Nadie antes fue capaz de generar tanta fortuna en la plaza financiera más competitiva del mundo como él.

Claramente, no hay ni hubo recesión para Paulson. El año pasado, de acuerdo con la información financiera revelada por The Wall Street Journal, el gestor de fondos ganó 158,55 dólares cada segundo. Una nueva marca para su brillante, aunque controvertido, expediente de negocios. Desde que fundó su fondo especulativo en 1994, solo perdió dinero en una ocasión.

Esta suma se explica principalmente, según el rotativo, por las apuestas que hizo con el oro, aprovechando la debilidad a largo plazo del dólar. También obtuvo importantes retornos gracias a los mercados emergentes y a su inversión en el gigante bancario Citigroup, que cerró 2010 con un beneficio neto de 10.600 millones, las primeras ganancias en tres años.

Pero entrando en el detalle, el rendimiento conseguido no es tan espectacular y revela que un inversor corriente que coloca su dinero en índices, como el Standard & Poor's, podría haber obtenido unas ganancias proporcionalmente similares. El vehículo inversor Advantage Plus, que está bajo su control, creció un 17% el año pasado, solo dos puntos más que el S&P 500. Y muchas de las ganancias son además sobre papel, es decir, pueden convertirse en pérdidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2011