Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex concejal González ejercerá la acusación por la trama de Ciutat Vella

La ex regidora sufrió amenazas de muerte para que dejara el cargo

La ex concejal de Ciutat Vella Itziar González se ha personado en el juzgado para ejercer la acusación como perjudicada por la actuación de la trama de corrupción del distrito que presuntamente cobró diversas cantidades de dinero para agilizar la concesión de licencias municipales para apartamentos turísticos y hoteles. Durante su etapa de concejal González intentó evitar la proliferación de esos inmuebles y poner orden en el sector revisando los permisos y, en algunos casos, clausurándolos.

Esa firmeza provocó que sufriera amenazas de muerte para que abandonara el cargo, lo que acabó ocurriendo el pasado mes de abril, aunque el detonante fue la tramitación del proyecto del hotel del Palau de la Música, con el que se había mostrado muy crítica. Con su decisión de personarse en la causa, Itziar González pretende que se investiguen esas amenazas y que se identifique a sus autores.

El Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona ha aceptado la personación de Itziar González y su abogado repasa desde ayer los ocho tomos de la causa para proponer diversas diligencias de investigación, aunque admite la dificultad para esclarecer los hechos. En ese caso están implicados el ingeniero Joaquim Quílez, el funcionario del Ayuntamiento de Barcelona Heliodoro Lozano y la jefa de la asesoría jurídica del distrito de Ciutat Vella, Elena Ariza, con la que mantiene una estrecha relación.

Itziar González recibió en el mes de julio de 2009 en su domicilio un sobre con una nota en la que se la amenazaba de muerte si no abandonaba el cargo de concejal de Ciutat Vella, se la insultaba con palabras como "zorra" y se aludía a su vida privada. Los autores de la carta se identificaban como "tus amigos del distrito" y delataban ser personas cercanas porque demostraban tener datos personales de ella. Las amenazas de muerte se repitieron de manera insistente con llamadas telefónicas a su domicilio y unos meses después los autores dieron un paso más: entraron la vivienda de González y le robaron su ordenador personal.

Además de la ex concejal, otras dos mujeres más sufrieron amenazas para que tirasen la toalla: una arquitecta técnica y la gerente del distrito, Mercè Massa, quienes desde sus responsabilidades profesionales avalaron la política de Itziar González. Esa actuación tampoco sentó bien en algún sector del Ayuntamiento y del PSC, llegando a sugerir veladamente a González que aflojara en su actuación.

En la causa figuran intervenciones telefónicas que pueden servir para esclarecer los hechos. En los próximos días se espera que la juez del caso impulse la investigación por los presuntos delitos de cohecho y prevaricación y cite a declarar a los imputados, así como a los 25 empresarios que supuestamente pagaron para beneficiarse de la trama. Y a la ex concejal amenazada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de octubre de 2010