Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:Primer plano

Los directivos españoles, 'alérgicos' a las nuevas tecnologías

Los principales ejecutivos españoles no hacen uso de las redes sociales

Sea por desconocimiento, desconfianza, falta de tiempo o una simple cuestión generacional, lo cierto es que los altos ejecutivos españoles desarrollan su actividad profesional completamente ajenos al fenómeno de las redes sociales. El análisis realizado por Estudio de Comunicación pone de manifiesto la prácticamente nula utilización de las plataformas sociales por parte de los principales directivos de las compañías del Ibex 35. "La inmensa mayoría carece de visibilidad en las redes sociales, con la consiguiente pérdida de oportunidad de acercarse a la sociedad", concluyen los autores del estudio.

En concreto, solo un presidente del índice selectivo, Florentino Pérez (ACS), tiene perfil público en Facebook. Además, ninguno de los ejecutivos dispone de una cuenta abierta en la red social de uso profesional Linkedin. Entre la crema empresarial patria no hay nadie que utilice Twitter como primer ejecutivo de la compañía que dirige. Únicamente Florentino Pérez utiliza esta red social, pero desde su cargo como presidente del Real Madrid. Por su parte, Rafael del Pino (Ferrovial) también está presente en esta red de microblogging, pero a través de la Fundación Rafael del Pino.

Se pierde la oportunidad de acercarse a la sociedad

Solo Florentino Pérez tiene un perfil público en Facebook

Ningún presidente del Ibex 35 cuenta con un blog en Internet

La cuenta de Richard Branson en Twitter tiene 500.000 seguidores

En el capítulo de los blogs, ningún presidente del Ibex 35 dispone de una bitácora personal. El medio social en que se detecta mayor presencia de los máximos directivos de las cotizadas en el Ibex 35 es Wikipedia, donde más de la mitad tiene una página biográfica.

En el mundo anglosajón los ejecutivos están algo más involucrados que los españoles en el mundo Web 2.0, aunque es cierto que la gran mayoría de ellos todavía viven de espaldas a las redes sociales. Un ejemplo es el consejero delegado de Citi, Vikran Pandit, que a principios de 2010 puso en marcha una serie de blogs y vídeos en los que dan la cara ante sus clientes los principales ejecutivos del banco, incluido el propio Pandit.

En su comentario inicial, Pandit escribió que el blog es "una nueva forma para nosotros de compartir ideas y crear un diálogo sobre una amplia temática desde la situación económica global a las finanzas personales". Esta iniciativa forma parte de la estrategia del banco para mejorar su reputación, dañada tras el estallido de la crisis financiera.

Otro caso de presencia en las redes sociales es el del presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, que cuenta con un perfil abierto en Facebook. La máxima ejecutiva de Burberry, Angela Ahrendts, utiliza una cuenta en Twitter en la que recomienda libros, opina de noticias económicas y tiene al tanto a sus seguidores de sus viajes por medio mundo. Otro empresario que utiliza Twitter es Richard Branson. El polifacético presidente de

Virgin cuenta con medio millón de seguidores. Por otra parte, el consejero delegado de ExxonMobil, Rex Tillerson, está en Facebook. Uno de los blogs empresariales más destacados es el escrito por Bill Marriott, presidente de la cadena hotelera

Marriott.

Contrariamente a lo que pudiera pensarse en un principio, los directivos de empresas de tecnología no están muy comprometidos que se diga con las redes sociales. Eric Schmidt, presidente de

Google, es un twittero discontinuo y no tiene blog personal; Steve Ballmer, de Microsoft, no tiene cuenta ni de Twitter ni bitácora en la red; Michael Dell está en Twitter, pero no tiene blog propio; Mark Hurd (presidente de HP hasta el pasado mes de agosto), Sam Palmisano (IBM), Steve Jobs (Apple) y Larry Ellison (Oracle) no tienen cuenta que se sepa en Twitter, Facebook, Linkedin o blog personal.

Los expertos en redes sociales consideran que este tipo de plataformas constituyen una herramienta útil que puede ayudar a los ejecutivos en la toma de decisiones. No en vano, los consejeros delegados dependen de datos, informes y opiniones para definir una buena estrategia empresarial. El riesgo es que muchos de sus imputs son filtrados por los miembros más cercanos de su equipo. Con el uso de las redes sociales, incluso con el peaje de recibir críticas o comentarios fuera de tono, el directivo puede comprobar de primera mano las quejas o las sugerencias de sus clientes. -

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010