Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:IN MEMÓRIAM

Diez años sin Ángel Rivière, investigador del autismo

Los copos blancos del silencio (por usar una expresión suya) de su ausencia han sedimentado la continua y persistente eclosión de sus ideas, pensamiento y forma de hacer en la psicología española (e hispanoamericana) y en la comprensión del opaco mundo mental de las personas con autismo. Curiosamente ambos -la génesis y construcción ontogénetica del símbolo en el desarrollo normal y la alteración cualitativa, a veces devastadora, del curso de desarrollo que ocurre en el autismo- se han entrelazado e influido bajo el prisma de su mirada.

El intenso trabajo de Ángel Rivière (más de 100 publicaciones) como teórico e investigador en psicología del desarrollo, como profesor en la Universidad Autónoma de Madrid y como clínico experimentado en discapacidad especialmente vinculado con el autismo, ha generado valiosas aportaciones. Sus ideas aún son pioneras y proporcionan llaves con las que abrir puertas a nuevas investigaciones que confirman la genial intuición de su trabajo como científico de la psicología. Desde el ámbito de la experiencia clínica en autismo, es y sigue siendo referente. Su propuesta, por ejemplo, de elaboración del concepto de espectro autista, que incluyó un instrumento de evaluación (el inventario de espectro autista, IDEA, una herramienta de indudable utilidad clínica) es una de sus aportaciones más novedosas, que ya hace más de una década proporcionaba soluciones (estimando la gravedad del trastorno, entre otros aspectos) a debates actuales sobre la forma de entender los trastornos de espectro autista.

Con su trabajo, las personas con autismo han podido tomar la palabra, tratando de acercarnos a la comprensión de su mundo interior y su forma de ser. Ángel Rivière está entre nosotros y vive en las chicas y chicos con autismo, que están mejor atendidos porque han podido ser diagnosticados de forma más temprana y eficiente y cuentan con mejores, más cualificados y extendidos servicios.

Juan Martos es psicólogo, especialista en autismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de julio de 2010