Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Le Monde' negocia su venta a tres empresarios ajenos a los medios

Un banquero, un mecenas y un patrono de Internet son los elegidos

El periódico Le Monde, creado en 1944, el diario vespertino de referencia de Francia, se vende para sobrevivir. El Consejo de Vigilancia de este periódico decidió ayer, por 11 votos a favor y nueve abstenciones, abrir un proceso de negociación de tres meses con representantes de la oferta realizada por tres empresarios sin apenas experiencia en los medios de comunicación: Xavier Niel, un empresario de Internet, fundador de Free.com y que inició su fortuna con negocios relacionados con el sexo que le llevaron a los tribunales; Matthieu Pigasse, presidente del banco de inversión francés Lazard, y Pierre Bergé, conocido hombre de negocios y mecenas artístico.

El Consejo de Vigilancia (con 10 representantes de los accionistas internos y otros 10 externos) votó a favor de abrir en exclusiva un proceso de negociación que debe culminar el 30 de septiembre. La otra oferta inicial que pugnaba por la inversión en el diario francés estaba formada por el Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, que cuenta con un 15% de acciones del periódico francés; el grupo que publica el prestigioso semanario Le Nouvel Observateur y la empresa de telecomunicaciones Orange-France Télécom.

Los nuevos socios se comprometen a invertir 110 millones de euros

La Sociedad de Redactores perderá el control de la publicación

El viernes pasado, las distintas sociedades formadas por los redactores, cargos y empleados de Le Monde manifestaron su apoyo a la candidatura de Pigasse-Bergé-Niel. Ayer, Claude Perdriel, presidente y fundador de Le Nouvel Observateur, tras conocer el parecer de los redactores y los empleados, anunció que retiraba su oferta.

Días atrás, en una entrevista al periódico Libération, había señalado lo que diferenciaba una proposición con un plan periodístico y la otra que, a su juicio, carecía de él: "Nosotros pensamos que hay que invertir y cambiar. Ellos [refiriéndose a Pigasse-Bergé-Niel,] quieren meter dinero y mantenerse. Esa es la diferencia entre nosotros".

Los tres empresarios se han comprometido a invertir 110 millones de euros (a razón de un 33% cada uno) para reflotar el diario, que atraviesa una crisis grave hasta el punto que, de no recibir esta inyección económica, muy probablemente suspendería pagos el mes que viene.

El pasado 4 de junio, el director del actual director del periódico, Eric Fottorino, en un largo escrito titulado A nuestros lectores describía la delicada situación económica de la publicación: Fottorino señalaba que en 2005, el periódico emitió una partida de obligaciones convertibles en acciones por un valor de 69 millones de euros. Parte de ellas vencen en 2012. Además, en 2008 el periódico suscribió un préstamo por 25 millones de euros sujeto, entre otras condiciones, a la entrada de más accionistas a fin de recapitalizar la cabecera a lo largo de 2010.

El director del periódico especificaba, en el mismo artículo, que el paso que ha dado Le Monde es crucial: "Desde 1951, la independencia del periódico proviene del control de su gerencia y de su línea editorial por la redacción. Mañana, sea cual sea el candidato designado, la Sociedad de Redactores, o dicho más ampliamente, las sociedades del personal del periódico, perderán su control mayoritario en beneficio del que llegue". Actualmente, el periódico tiene una difusión diaria de 288.000 ejemplares.

Tres hombres y una condena

Los tres empresarios que negociarán la compra de la mayoría de Le Monde proceden de sectores muy diversos, sin apenas experiencia en gestionar o dirigir medios de comunicación. El más polémico y controvertido es el multimillonario Xavier Niel, de 42 años, fundador del operador de Internet Free.com. Desde los 16 años se involucró en la informática. Comenzó a amasar su fortuna a los 19, al crear una red de contactos sexuales en Minitel, la precursora francesa de Internet. Por un lado, Niel gestionó y explotó las nuevas tecnologías hasta hacerse con uno de los operadores de Internet más potentes de Francia. Por otro, invirtió en sex shops y negocios de pornografía que le llevaron a las páginas de sucesos. Acusado de proxenetismo en alguno de los sex shops de los que era dueño, y de apropiación indebida de bienes de la compañía de la que era socio, pasó un mes en la cárcel.

El juez de instrucción Renaud Van Ruymbeke descartó la acusación de proxenetismo, pero no la de apropiación indebida. Durante el juicio, en septiembre de 2006, Niel reconoció haber ingresado ilegalmente 5.000 euros mensuales en efectivo de la cuenta de uno de los sex shops. Fue condenado a dos años de cárcel (que no cumplió al no tener antecedentes) y a 250.000 euros de multa por el delito de desvíos ilegal de fondos. El tribunal también ordenó la confiscación de parte de las sumas objeto del delito, aproximadamente, 188.660 euros. Salió sonriente del juicio, sin comentar la condena.

Pierre Bergé, de 80 años, es un famoso hombre de negocios francés, mecenas artístico y conocido, sobre todo, por haber sido socio y pareja del modisto Yves Saint-Laurent, fallecido hace tres años. En febrero de 2009, subastó en el Petit Palais de París la colección de muebles y objetos artísticos que él y Saint-Laurent coleccionaron a lo largo de su vida, en la denominada subasta del siglo. Recaudó más de 370 millones de euros. Próximo a Ségolène Royal, ex candidata presidencial por el Partido Socialista francés en 2007 (derrotada por Nicolas Sarkozy), contribuye económicamente a la fundación que ella dirige, Deseos de Porvenir. Siempre se ha manifestado próximo a la izquierda francesa.

Matthieu Pigasse, de 41 años, es presidente del banco de inversiones Lazard desde hace ocho meses. Nació en Clichy, pasó por la prestigiosa escuela de altos cargos franceses ENA y trabajó en la Dirección del Tesoro como colaborador de Dominique Strauss Khan, dirigente socialista, ex ministro de Economía y actual presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI). También trabajó a las órdenes del ex primer ministro socialista Laurent Fabius. Hace un año, compró el semanario cultural francés Les Incorruptibles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de junio de 2010

Más información