ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 18 de abril de 2010
Reportaje:

Marruecos acosa a los cristianos

Rabat expulsa a más de 80 protestantes y a un católico desde marzo acusados de "proselitismo" y de "querer quebrantar la fe musulmana"

"Disculpe, ¿me podría explicar qué diferencias hay entre el Islam y el catolicismo?" El joven marroquí se acerca a una religiosa europea y le formula esta pregunta tras la misa del domingo de Pascua en la parroquia de una ciudad de Marruecos. "Consulte en Internet, hay muchas páginas dedicadas al tema", contesta escuetamente la hermana.

Preguntas como la del joven son relativamente corrientes en Marruecos, pero ahora más que nunca los cristianos son cautos en sus respuestas. "No se imagina lo fácil que es oír unas palabras sobre la fe cristiana y acudir al primer agente, de los muchos que están ahí fuera, a chivarse de que la mujer intentó convertirme a su religión", explica un sacerdote afincado en Marruecos. "Por eso es preferible remitirle a la web, a la que no se puede aún acusar de proselitismo", añade.

La dirección del mayor colegio americano, 'invitada' a abandonar el país

No son juzgados para "evitar tensiones", según el Gobierno marroquí

"Está prohibido discutir de religión con los marroquíes o cualquier otra persona de confesión musulmana", recalca un correo del consejero cultural de la Embajada de Gabón en Rabat a los 80 estudiantes de su país en universidades de Marruecos. Uno de ellos acaba de ser expulsado del país.

"Incluso en el supuesto de que sea vuestro interlocutor el que inicie la conversión sobre este asunto", prosigue el correo del diplomático, "tenéis que ejercer vuestro derecho de reserva y no expresar vuestra opinión". "La embajada hace un llamamiento a vuestro sentido común para que no contraríes a las autoridades", añade.

Si los cristianos y algunas embajadas extranjeras hacen gala de una prudencia teñida de miedo es que corren malos tiempos para ellos en Marruecos. Desde principios de marzo más de la década de los 80 cristianos -la mayoría protestantes, pero también un franciscano- han sido expulsados manu militari o "invitados" a marcharse.

Esta oleada de expulsiones, sin precedentes en Marruecos, empezó el 7 de marzo con la orden de salida del país dada a los 16 extranjeros que regentaban un orfanato en Ain Leuh (Atlas). Es mismo día se celebraba en Granada la primera cumbre entre Marruecos y la Unión Europea.

Pero la racha represiva continúa estos días y afecta a cinco responsables del colegio americano de Casablanca (George Washington Academy) incluido a su presidente, Jack Rusenko, que no fue autorizado a desembarcar del avión cuando regresaba de vacaciones de Semana Santa.

Entre el orfanato y el colegio han caído otros muchos cristianos norteamericanos, coreanos, neozelandeses, latinoamericanos, subsaharianos y europeos, pero ningún español. Algunos, como el franciscano Rami Zaki, han sido primero trasladados a comisaría y de ahí al aeropuerto de Casablanca sin poder pasar por casa. Otros, como un matrimonio argentino residente en Taza, han recibido una llamada de su embajada informándoles de que el Ministerio del Interior marroquí les instaba a abandonar el país en un "plazo razonable".

"Para los 33 niños del orfanato, algunos acostumbrados a convivir con sus tutores desde una década, la expulsión fue un drama", explica un afectado instalado provisionalmente en España. "Pero también lo ha sido para los adultos como el librero canadiense de Mequinez o el británico traductor en Tánger, que perdieron su fuente de ingresos", añade. Las iglesias católica y protestante temen ahora que el siguiente paso consista en cercenar su labor social con subsaharianos, niños de la calle o madres solteras.

El Ministerio del Interior marroquí sólo ha reconocido hasta ahora, en un comunicado, la expulsión de los 16 cristianos que administraban el orfanato a los que acusó de "proselitismo" y de querer "quebrantar la fe del musulmán", delitos recogidos en el código penal.

Los arzopisbados de Rabat y Tánger, la Nunciatura Apostólica y la representación oficial de la Iglesias protestantes niegan hacer proselitismo y han pedido explicaciones al Ministerio del Interior. Su titular, Taieb Cherkaoui, "nos anunció que nombraría a un interlocutor para informarnos, pero hasta ahora no lo ha hecho", señala el pastor Jean-Louis Blanc.

En puridad, si se respetase la legislación marroquí, los expulsados deberían ser imputados y juzgados, pero "el Gobierno ha querido evitar tensiones", reconocía Khalid Naciri, portavoz del Ejecutivo marroquí: "Ha preferido no encarcelar a esas personas".

"Las medidas tomadas responden a las expectativas de la opinión pública nacional", aseguró Naciri. Para que no cupiesen dudas, 7.000 ulemas (estudiosos del Corán) suscribieron el pasado fin de semana un comunicado en el que respaldan las "decisiones históricas" y tachan de "terrorismo religioso" el intento de "desviar a los niños marroquíes de su fe".

"La seguridad espiritual de los musulmanes es primordial y el Estado debe defenderla", insistía Abdelbari Zemzemi, imán y diputado por Casablanca de un pequeño partido islamista.

A través de su figura más emblemática, el abogado y diputado Mustafá Ramid, la principal formación islamista, el Partido de la Justicia y del Desarrollo, también ha entrado en la batalla confesional. "En nombre de la familia de Omar, de 12 años, perturbado emocionalmente tras su conversión al cristianismo en el colegio americano, he presentado una denuncia contra la dirección del centro", señala Ramid.

Sin querer ir a los tribunales otros padres afectados han abierto una web en la que intentan resaltar el doble lenguaje de varios profesores que en Casablanca niegan hacer proselitismo, pero ante sus iglesias en Estados Unidos se jactan de conseguir conversiones.

Sólo EE UU se queja

"Ni siquiera me ha llamado el cónsul de mi país para preguntar cómo estábamos". El pastor francés Jean-Luc Blanc, representante oficial en Marruecos de la Iglesia protestante, se lamentaba del desinterés de la Embajada de Francia por el trance por el que atraviesan los cristianos en Marruecos.

El grueso de las expulsiones coincidieron con la celebración, en Granada, el primer fin de semana de marzo, de la cumbre UE-Marruecos, impulsada por la presidencia española de los Veintisiete.

Monseñor Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger, manifestó en marzo a este periódico su deseo de que "todas las personas disfruten de libertad de conciencia y religiosa": "Creo que los gobiernos, los europeos también, pueden empujar en esa dirección".

En línea con Francia, España no se ha quejado ante Marruecos por las trabas puestas a la libertad religiosa. Tampoco ningún partido político español se ha pronunciado sobre el asunto.

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega afirmó, incluso, el miércoles en Punto Radio que si no había más iglesias en Marruecos es porque no había suficientes fieles. "Si hay fieles suficientes en esa religión" se podrá "construir una iglesia".

En Europa sólo los Países Bajos levantaron la voz, a través de su ministro de Exteriores, Maxime Verhagen, que lamentó la expulsión "de personas que han cuidado pacíficamente a niños desde hace 10 años" en el orfanato de Ain Leih.

Más contundente fue el embajador de EE UU en Rabat, Samuel Kaplan. Expresó en un comunicado su "abatimiento y angustia" por las expulsiones. Lamentó además que aquellos que no habían supuestamente respetado las leyes del país no fuesen juzgados y no se respetase su presunción de inocencia. Sus palabras suscitaron una retahíla de críticas. La prensa oficialista marroquí le tachó como mínimo de imprudente.

Una monja en un barrio de chabolas cerca de Rabat en 2006. / P. O.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana