Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados a tiros 13 adolescentes en una fiesta en Ciudad Juárez

Un grupo de sicarios irrumpe en una casa donde se encontraban 60 personas

Adrián tenía 17 años y había sido galardonado por su buen rendimiento escolar. La noche del sábado, él y otros 60 amigos de su misma edad celebraban una fiesta en el número 1.310 de la calle Viñas del Portal, en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez. Sobre la medianoche, un grupo de sicarios llegó al lugar a bordo de siete camionetas. Sin mediar palabra, los encapuchados la emprendieron a tiros contra los adolescentes. Trece murieron. Uno de ellos era Adrián. Su abuelo, que había escuchado los disparos, llegó corriendo al lugar: "Se murió en mis brazos".

Ciudad Juárez es con diferencia la ciudad más violenta de México. El año pasado se registraron 2.632 asesinatos ligados al narcotráfico. Para intentar frenar el poder del narcotráfico, el Gobierno de Felipe Calderón desplegó a miles de soldados y policías, pero los resultados son nulos. A la nómina diaria de muertos, tan habitual que ya nadie le presta atención, se unen de vez en cuando sucesos que por su crueldad vuelven a poner el foco en la ciudad vecina de El Paso (Texas, Estados Unidos). El pasado mes de septiembre, un comando de hombres armados penetró en un centro de rehabilitación de toxicómanos y ametralló a los pacientes, dejando 18 muertos. Sin embargo, el crimen de la medianoche del sábado (madrugada de ayer en la España peninsular) conmocionó aún más a la ciudad. Porque, hasta el momento, ninguna autoridad ha sido capaz de establecer un vínculo entre los muchachos que se divertían y alguna de las redes del narcotráfico que pugnan por el control de la ciudad. Sólo se especula con la posibilidad de que, entre los jóvenes fallecidos, se encuentre una muchacha que fue testigo de un homicidio reciente en otra parte de la ciudad.

Se cree que una de las víctimas había sido testigo de otro homicidio reciente

Los pistoleros también dispararon contra los vecinos que intentaron ayudar a los muchachos e incluso contra los propietarios de un puesto de dulces contiguo a la vivienda. Los heridos fueron trasladados en vehículos particulares a la clínica 66 del Seguro Social, situada muy cerca de la casa.

La policía y las autoridades de Ciudad Juárez se limitaron a confirmar el tiroteo, pero rehusaron dar más detalles al respecto. El hermetismo de las autoridades choca con la airada reacción del vecindario, parte del cual agredió a los militares y policías que se desplazaron hasta el lugar de los hechos, ya que, aseguraron, "sólo sirven para estorbar y pisar las evidencias en la escena del crimen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 2010