ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 12 de enero de 2010
Las consecuencias del temporal

Una lección casi aprendida

La nieve sólo colapsa parte de las carreteras secundarias - Cancelados 270 vuelos en Barajas - Los colegios abrieron, pero miles de niños se quedaron en casa

EL PAÍS Madrid 12 ENE 2010

Existe una reacción casi inconsciente: pensar que cuando nieva en Madrid el día está perdido. La nieve, el hielo y el tráfico forman un cóctel difícil de controlar que ha provocado en otras ocasiones el caos en la vida ciudadana. Esta vez los responsables políticos han salvado la situación: aprobado, aunque algo raspado.

El hecho de que la nevada comenzara el domingo por la tarde (la predicción no falló, como ocurrió en enero del año pasado) ayudó: hubo menos movimientos que un día laborable. Todas las administraciones alertaron con antelación de lo que se venía encima. La gran mayoría de los ciudadanos hizo caso a las recomendaciones. Muchos dejaron el coche en casa para desplazarse en transporte público. Aunque unos cuantos llegaran tarde. También hubo quien se quedó en casa. Y encima no hubo colegio (estaban abiertos, aunque no se impartieron clases) y, por tanto, se suspendieron la mayoría de las 700 rutas escolares.

Los trenes de Cercanías trasladaron ayer 25.000 viajeros más que un día sin nieve. Un aumento del 10%. En algunas estaciones, como la de Tres Cantos, la cola de la taquilla salía a la calle, algo inusual: la formaban los viajeros no habituales. Algunos convoyes sufrieron ligeros retrasos. El metro registró un 13% más de usuarios y los tranvías aumentaron el pasaje en un 60%. En la capital, el tráfico descendió un 37%. Apenas hubo retenciones ni en la ciudad ni en los accesos.

Tras el caos del 9 de enero de 2009, esta vez las administraciones (Ministerio de Fomento, Comunidad y buena parte de los ayuntamientos) afrontaron la situación con los deberes hechos. Entre el domingo y el lunes, más de 300 quitanieves (de Fomento y del Gobierno regional) recorrieron todas las carreteras de la región y otros tantos camiones esparcieron más de 6.000 toneladas de sal por la región.

Aun así, algunas vías secundarias (dependientes del Gobierno regional) y algunos enlaces con las vías principales (suelen ser responsabilidad municipal) se vieron superados por la nevada. Varios tramos de la red secundaria estuvieron cortados durante buena parte del día. Cientos de conductores, desprovistos de cadenas, vieron cómo algunos tramos de estas vías se transformaron en pistas de patinaje. Hubo retenciones y cientos de incidencias. Muchos aparcaron el vehículo en el arcén para esperar ayuda. Hubo quien, incluso, pasó parte de la madrugada en el interior del coche. En total, se produjeron más de un millar de incidentes. De ellos, 665 fueron accidentes leves, sólo daños de chapa.

Las carreteras secundarias del sureste de la región fueron las más afectadas por el temporal. La abundancia de nieve en las calzadas de San Martín de la Vega (M-506), Morata de Tajuña o Casarrubuelos (M-417) mantuvieron estos municipios incomunicados. Durante toda la mañana se necesitaron cadenas en tres accesos de Arganda del Rey (M-313, M-316 y M-317), en Colmenar de Oreja (M-311), en Colmenar Viejo (M-618) o Navalcarnero (M-404) y otras vías próximas a la sierra. Otro de los puntos negros estuvo en la M-503 (entre Majadahonda y Villanueva del Pardillo) y, en general, en toda la red de carreteras secundarias entre la A-6 y la A-5.

En Barajas, la nieve y la niebla obligaron a cancelar más de 270 vuelos (casi el 23% de las operaciones previstas) y provocaron retrasos. Cientos de personas hicieron colas para reclamarEn la capital, más de 700 máquinas entre quitanieves, baldeadoras y esparcidoras de sal mantuvieron transitables las principales calles. Pero en algunos barrios con población dispersa, en urbanizaciones de chalés o en zonas con rampas y cuestas la situación no se normalizó hasta bien entrada la mañana. Un portavoz municipal precisó que los distritos más afectados fueron Latina, Carabanchel y Villaverde. Veintitrés líneas de autobuses urbanos fueron desviadas. Las aceras permanecieron teñidas de blanco durante casi todo el día, lo que provocó resbalones y caídas.

Ante este panorama, la centralita del 112 echó humo. Se recibieron más de 10.000 llamadas en el teléfono de emergencia. El sábado por la tarde, la Comunidad de Madrid activó el nivel 2 (sobre tres) del plan de emergencias para afrontar el temporal. Unas 45 máquinas quitanieves de la Comunidad barrieron durante todo el día de ayer las carreteras de la región. Recorrieron cerca de 19.000 kilómetros despejando las vías de nieve y placas de hielo. Las vías principales amanecieron preparadas para el tráfico después de que 133 vehículos del Ministerio de Fomento pasaran toda la noche despejándolas. Incluso se recurrió al ejército. La Unidad Militar de Emergencia (UME) limpió los accesos a seis hospitales e intervino en Arroyomolinos y otros puntos de la región.

A pesar de todo, cientos de rutas escolares fueron suspendidas y aunque la mayoría de los colegios permanecieron abiertos, en pocos se impartieron clases. Más de 17 centros permanecieron cerrados. Miles de alumnos no acudieron al colegio y tuvieron el día libre para disfrutar de blancos paisajes.

A última hora de la tarde, el temporal de nieve que azotó toda la Comunidad de Madrid remitió. Aunque persistieron riesgo de aludes en algunos puntos de la sierra. Por la tarde, comenzaron a arreciar las críticas entre administraciones. Algunos ayuntamientos socialistas criticaron la gestión del Gobierno regional, del PP. Por su parte, la presidenta regional, Esperanza Aguirre agradeció la colaboración al Ministerio de Fomento.

HOY SÍ HAY CLASE

- La nieve prolongó un día más las vacaciones de los alumnos, pero hoy se impartirán las clases con normalidad en los colegios de la región.

- La Comunidad ha desactivado el nivel 2 del Plan de Inclemencias Invernales, y ha pasado al nivel 1 ante la mejora del tiempo.

- Se mantiene activada la alerta naranja por bajas temperaturas y ante la necesidad de completar las labores de limpieza.

LA NEVADA EN CIFRAS

- Más de 300 máquinas quitanieves ayudaron a despejar las carreteras y calles de los municipios de la región.

- Los equipos de emergencia de todas las administraciones esparcieron 6.000 toneladas de sal.

- El aeropuerto canceló ayer 270 vuelos (el 23% de las operaciones previstas).

- 23 líneas de autobuses urbanos tuvieron que cambiar el recorrido en la capital.

- Los trenes de Cercanías llevaron a 25.000 pasajeros más que en un día normal.

Un hombre utiliza los esquís para transitar en la mañana de ayer por el parque madrileño del Retiro, cubierto por un manto de nieve. / SAMUEL SÁNCHEZ

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana