Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celeste murió de un fuerte golpe en la cabeza

La autopsia confirma el intento de estrangulamiento y la agresión sexual

"Te queremos". "Celeste, no te mereces algo así. Tu asesino pagará todo lo que te ha hecho. Tu familia, tus amigos, te echarán mucho en falta. Tu cumpleaños lo recordaré siempre". Lo firman Tania, Teo, Jessy, Arantxa, Raquel, Ana... Los amigos de Celeste Blandón dejan en la fachada de la casa donde fue asesinada el pasado sábado en Valencia muestras de cariño y de rabia. Mientras el improvisado altar crece, la Policía Nacional avanza en la obtención de más pruebas contra Braulio M. R., de 20 años, detenido como supuesto autor de la agresión que acabó con la vida de Celeste, de 16 años.

Desde ayer, la policía cuenta con más datos. La autopsia confirmó que la joven murió de un golpe en la cabeza, que el asesino intentó estrangularla, que ella se resistió, que con una navaja le hizo cortes en una pierna, que con ese arma la amenazó y ensordeció su auxilio, que sufrió una brutal agresión sexual y que los hechos ocurrieron entre las tres y las cuatro de la madrugada del pasado sábado, cuatro horas antes de que fuera encontrada por un vecino que prácticamente tropezó en la escalera con el cuerpo de la joven.

A Braulio M. R. le conocen los amigos de Celeste. No está claro si entre ellos hubo o había algo más que amistad. Braulio, de origen colombiano y adoptado de muy pequeño, tiene antecedentes por violencia machista. En concreto, una orden de alejamiento de una relación anterior. Fue detenido el sábado. Su actitud, agresiva. Su testimonio, exculpatorio. Reconoce que acompañó a la joven -hay un testigo de ello, otro joven que volvió con ellos de un botellón-, que estuvo con ella un rato en el zaguán de la finca, pero niega haber sido su verdugo. La policía no tiene dudas. Y el resultado de la autopsia pone su nombre a algunas de las pruebas más contundentes.

A última hora de ayer, la policía practicó un registro en busca de elementos que le vinculan con el crimen, entre ellos la navaja, que al cierre de esta edición no había aparecido. Los padres de Celeste, separados, y sus tíos se han refugiado en casa de un familiar. Los de Braulio, según el testimonio de una vecina, intentan lejos del domicilio habitual encajar "el golpe de un niño que fue muy deseado y que les ha dado muchos, muchísimos disgustos". Celeste será enterrada en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 2009