Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades se reinventan para orientarse a la innovación

50 centros compiten por ser los primeros en crear los grandes campus del conocimiento - Deben defender sus proyectos ante un comité internacional

La actualización de toda una ciudad universitaria, uno o varios siglos después -en la Complutense (que lo hará junto a la Politécnica, que agrupa centros centenarios), Salamanca o Sevilla-; un conjunto de docentes, investigadores y centros de innovación de diversas universidades trabajando sobre un mismo sector, el del olivo (en Córdoba); un punto de encuentro para conectar instituciones de Europa, África y Latinoamérica (en Canarias); dos universidades unidas para potenciar un proyecto regional (Cantabria y UIMP), o la reconversión de un campus para apostar por lo sostenible o saludable (Santiago de Compostela).

Las universidades se han puesto las pilas y por primera vez han ideado un plan con el claro objetivo de contribuir al desarrollo económico y social de su entorno. De los alrededor de 250 campus que tienen las 77 universidades españolas salpicados por las más diversas poblaciones, éstas quieren reconvertir 51 en megacampus del conocimiento o, como se llaman ya en Suecia, ecosistemas del conocimiento. Se han presentado 50 universidades, y la de Barcelona es la única que compite con dos propuestas. Este gran programa es el primer embrión de lo que serán las instituciones superiores en el futuro y es la primera iniciativa que da una idea clara de cómo construir la arquitectura en la que se sostenga el tan anunciado nuevo modelo productivo basado en el conocimiento.

Ésta es la carrera por situarse entre los 100 mejores centros del mundo

El Gobierno y las autonomías cofinanciarán los proyectos

En dos meses escasos, las universidades han elaborado sus planes de acuerdo con las bases aprobadas por el Gobierno el pasado julio. Se trata de proyectos plurianuales (este primero va de 2008 a 2011) de unas 50 páginas que incluyen una propuesta global en la que el centro expone los aspectos generales (como la agregación de centros de investigación, empresas... y los convenios suscritos); un plan estratégico (qué tienen ahora y adónde quieren llegar en cuatro años) y una memoria económica.

Una comisión técnica, formada por 21 expertos, escogerá un máximo de 15 proyectos de megacampus entre los 43 que han presentado universidades públicas y analizará los ocho de las privadas, que no optan a financiación pero sí a la categoría de Campus de Excelencia Internacional (CEI). La lista provisional, sujeta a alegaciones, se hará pública el 29 de septiembre y la definitiva, el 10 de noviembre. Ya entonces recibirán ya 200.000 euros cada una para dar los primeros pasos del plan. Despúes, cada universidad que tenga un campus seleccionado tendrá 10 minutos para defender su propuesta en una exposición oral ante una comisión internacional, entre el 25 y el 27 de noviembre. El 30 de noviembre estará ya todo decidido.

El arranque se empezará a ver en los centros e incluso en las ciudades ya a primeros de 2010, el año que empieza a implantarse oficialmente el Espacio Europeo de Educación Superior. Se moverán o unirán centros, se construirán edificios, se crearán desde guarderías a centros de mayores. "No es un ranking de universidades, aunque sí de proyectos", explica el secretario general de Universidades, Màrius Rubiralta. "Se basan en cuatro grandes ejes: docencia, investigación, innovación y entorno social".

La carrera es por colocarse entre las 100 mejores universidades en los ranking internacionales, el objetivo que se marcó el Gobierno con esta iniciativa. A ello destinará 50 millones de euros en 2009 más otros tres para la puesta en marcha (200.000 euros por centro seleccionado). Las comunidades cofinanciarán estos proyectos a través de los 150 millones destinados a créditos. "La excelencia y la internacionalización son los principales objetivos", destaca Rubiralta. "Los dos valores principales que se miden son el proyecto de futuro, es decir, cuál es la posición de partida y adónde se quiere llegar, y la agregación entre instituciones académicas, de investigación, empresas...".

La competición se presenta interesante, no sólo para obtener las ayudas del Gobierno sino dentro de un mismo territorio. Por ejemplo, las dos universidades navarras (la pública y la privada) compiten con candidaturas totalmente diferentes por un territorio común, del "campus integral con impacto regional y compromiso social y con el medio ambiente" de la pública al "plan estratégico" de la privada.

Las dos universidades no presenciales, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) han presentado sendos proyectos de grandes campus virtuales que integran instituciones a distancia. La ventaja de ambos es evidente: la expansión, campus que pueden llegar hasta Asia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de septiembre de 2009